A bote pronto

Los lamentos del Madrid con olor a naftalina

Zidane