A bote pronto

La credibilidad del nuevo Barça en juego