A bote pronto

El Barça es un juguete roto