A bote pronto

“La rojita” pentacampeona de Europa

España se ha impuesto a Alemania, en la categoría sub 21, igual que hicieran los grandes en la Eurocopa 2008 que significó el lanzamiento de España a la élite al vencer a los germanos con el gol de Fernando Torres. Un gol de Carles Puyol en glorioso cabezazo en plancha les privó de la final en el Mundial de Sudáfrica 2010, que luego sirvió para completar la faena con el gol de Andrés Iniesta a Holanda, que significó el primer y único campeonato mundial en el palmarés hispano.

H sido un partido igualado en el juego que, pronto, se puso de cara con el gol de Fabián en una jugada que recuperan un balón desde la presión. El jugador del Nápoli, ex bético, condujo el cuero unos metros y, sin el defensa que tapara, conectó un disparo potente a media altura y angulado que hizo inútil la estirada del meta germano.

El encuentro tuvo diversas fases de dominio alterno. La jugada clave ocurrió en el minuto 33 de partido donde el jugador del Real Madrid y capitán de la selección Jesús Vallejo mereció, sin discusión alguna, la expulsión por una temeraria y muy violenta entrada al jugador Waldschmidt. El árbitro, con benevolencia denunciable solo le mostró la tarjeta amarilla y el VAR, vergonzosamente, no le rectificó.

En el segundo período, España negoció la ventaja, pero acusó el cansancio acumulado del campeonato. A los alemanes les faltó luz para certificar la constancia de su juego excesivamente previsible y la defensa española se hizo numantina por el centro.

En el minuto 68 llega la estocada definitiva en un contragolpe con disparo de Fabián que Nübel no despeja adecuadamente y deja la pelota a la distancia de ser jugada por Olmo con un toque sutil por elevación que lleva el esférico a la red.

Alemania va a menos y es Carlos Soler quien puede marcar, pero su disparo lo repele el travesaño. Quien lo haría, aunque con poco margen para la reversión del marcador, sería Amiri por un disparo lejano desviado involuntariamente por la cabeza de Vallejo.

Faltaba solo tres minutos más el período de prolongación y España gestionó el tiempo con astucia para consumarse un triunfo trabajado.

Lo que no tiene remedio es el exacerbado patriotismo del narrador de Mediaset, con un timbre de voz muy alto y un emplazamiento a la épica trasnochado y fuera de lugar, alumbrando un escenario de dramatismo veleidoso. A estas alturas, pedir objetividad es una batalla perdida, pero al menos es exigible un punto de ponderación. Felicidades a los chicos y al cuerpo técnico, que comanda Luis de la Fuente, O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es