A bote pronto

Acción de responsabilidad en blaugrana

Seis años después, puede cerrarse en breve el enojoso episodio en que el FC Barcelona se judicializó, esta vez, por asuntos internos.

Sandro Rosell había alcanzado la presidencia del Club en un ejercicio de democracia por amplia voluntad, como detectaron las urnas. Bajo el espíritu del gran reconocimiento de la masa social, propuso a la Asamblea de Compromisarios una acción de responsabilidad contra la directiva anterior presidida por Joan Laporta.

Rosell presentó unos números en rojo de 48,7 millones en el cómputo global de la gestión de Laporta al frente del Club entre los períodos 2003 y 2010. La votación a brazo alzado fue reñida, la mesa de la directiva votó en masa el Sí imputador, incluido el entonces vicepresidente Bartomeu y con la sola excepción del presidente Rosell que votó en blanco.

Los resultados fijaron la división de opiniones existentes con un doce por ciento de abstenciones y un margen afirmativo a la petición de la nueva directiva de apenas superior al cinco por ciento de los votos emitidos – 468 a favor, 439 en contra y 113 en blanco –

La fractura social quedó expuesta y la derivada ha dejado secuelas a unos y a otros. Hace dos años, Bartomeu, ya investido como presidente electo.

Laporta obtuvo una sentencia favorable que atribuyó al Club un beneficio de algo más de cuatro millones en el período 2003-2010, en lugar de los denunciados cuarenta y ocho millones de euros de pérdidas. Esta resolución fue recurrida por el Josep Maria Bartomeu y el dictamen se producirá el próximo doce de enero.

Este domingo, aprovechando el partido de liga en el Camp Nou en el derbi barcelonés, se efectuará una obligada Asamblea de Compromisarios Extraordinaria para dar forma legal a los nuevos patrocinios con Rakuten y con Mission Hills Group.

En el orden del día, figura una propuesta no explicitada sobre la acción de responsabilidad y la directiva del FC Barcelona ha cambiado de orientación, en pro de la paz social.

El Club y sus principales futbolistas ya han sido judiciliazados desde el exterior. Hay una propuesta que emana desde el Club para al alcanzar un principio de acuerdo, previo a la sentencia de la Audiencia Provincial. La exigencia impuesta es que haya unanimidad, que a día de hoy es inalcanzable por el posicionamiento de Laporta y cuatro  miembros más entre los que destaca el catedrático de Economía Xavier Sala Martín, entre el grupo de los dieciséis afectados.

La directiva de Laporta se cubrió con un seguro en caso de pérdidas de 25 millones de euros y esa cantidad es la que pretende cobrar el FC Barcelona como resarcimiento de las deudas auditadas.

La percepción de esa cantidad implicaría el tácito reconocimiento de los números rojos de la era Laporta. Esa es la intención actual de la directiva que no pretende el menoscabo económico de los afectados. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper on twitter