home-carrousel

Iker Casillas: las dos caras de su situación

En los últimos meses, concretamente desde que Mourinho se inclinó a poner a Adán de inicio en un partido de Liga rompiendo así la racha de incontables partidos de Iker Casillas como titular, el portero del Madrid es titular de portadas en periódicos deportivos casi a diario. No exagero. Primero fue Adán, luego fue Diego López, y con este seguimos aún. Pero este tema tiene doble cara, y de una de ellas se habla muy poco.

 Iker Casillas, apartado de la portería

Analicemos la cara que todos vemos. Con la marcha de Mou todos esperaban que, fuera cual fuera su sustituto, haría regresar a Casillas a la titularidad con el Madrid dejando a Diego en segundo plano; pero no ha sido así. Ancelotti sigue apartando al “Santo” de la portería del Real y, por sus declaraciones, tiene la intención de seguir haciéndolo. Nadie discute que Diego López ha hecho méritos para jugar, pero no veo que en ningún momento Iker haya bajado el rendimiento. Para muchos sigue siendo el mejor portero del mundo y es una leyenda viva de un club como el Real Madrid, que no vendió a un desquiciado Raúl hasta que Guardiola se les vino encima. Iker no merece el trato que el club blanco le está dando y los rumores sobre su marcha irán in crescendo a medida que las titularidades de Diego aumenten. Casillas, en el Madrid, debe ser un intocable mientras pueda dar todo lo que ha dado hasta ahora, y él puede darlo.

Iker Casillas en la selección

Ahora veamos la otra cara. La Selección. El trato que está recibiendo Casillas, esta vez por bien, no es el que se merece. No es que no sea el que se merece, es que hay otros que merecen más. Sí, hablo de Víctor Valdés. Me pregunto yo, ¿cómo un portero que está haciendo unas temporadas de récord con su equipo, que hace dos días le daba él solo la Supercopa al Barça, queda relegado a la suplencia por detrás de otro que no juega con su equipo más que partidos amistosos? Una cosa es el Madrid, dónde el portero es elegido por el rendimiento y los méritos dentro de su equipo. Otra muy distinta es la Selección, donde el portero debería ser elegido por su papel en el club en el que juega.Casillas no juega. Valdés no se pierde un minuto y, encima, “lo borda”. Iker no es bien tratado en el Madrid, pero Valdés está siendo insultado por el seleccionador, Vicente Del Bosque.

¿Por qué? Como decía Mourinho, ¿por qué? ¿Acaso el pasado madridista de Vicente le impide dejar a Casillas en el banquillo? El seleccionador no se debería guiar por los sentimientos sino por la lógica. Valdés pide paso a la titularidad y, mientras la situación deCasillas sea la que es, se le debe conceder. Del Bosque tiene miedo a que “se lo coman” como hicieron con Mourinho, pero no entiende que él tiene motivos más que suficientes para dejar a Casillas sentado… por ahora.

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *