A Bote Pronto

El Real Madrid pidió la hora y el Atlético se descuelga

Radiografía a modo de instantánea, de los partidos celebrados en las dos primeras fechas de la jornada segunda de la Liga Santander.

Jornada de Viernes

Betis 0 Deportivo 0

RCD Espanyol 2 Málaga CF 2

La jornada segunda abrió fuego en viernes, como va a ser norma, y se sustanció con dos empates. En el Benito Villamarín, ni Betis ni Deportivo acertaron en sus aproximaciones a puerta y el “cerocerismo” explica esa realidad tangible.

En Cornellà el Espanyol dejó de sumar dos puntos, después de tener un marcador en franquía con dos goles de ventaja. La historia es, a  veces, repetitiva, y, como ocurriera hace dos temporadas, los boquerones alcanzaron el empate. Esta vez, antes de llegar, al tiempo de prolongación.

El guardameta Roberto, experimentado y que causó buena impresión en la pretemporada ya ha encajado ocho goles. En Cornellà , el que redujo distancias y despertó al Málaga es atribuible a su mala gestión en un balón aéreo al que acude a destiempo  y le gana la acción el delantero. El segundo es imparable y el que sale en la foto es el defensa Álvaro.

Urge reforzar la defensa espanyolista de pitiminí que no ofrece garantías en ninguno de sus francos, tanto central como en los laterales.

Jornada de sábado

Osasuna 0 Real Sociedad 2

SD Éibar 1 Valencia CF 0

Real Madrid 2 Real de Vigo 1

CD Leganés 0 Atlético de Madrid 0

La jornada sabatina la principió con el duelo hermano vasco-navarro entre Osasuna y Real Sociedad que alivió a los donostiarras, más por la afortunada victoria que por el juego.

Simultáneamente jugaban en Éibar el conjunto local frente al acorralado Valencia, sumido en  crisis  existencial, que no supo aprovechar hasta media docena de oportunidades con Santi Mina como principal protagonista en el desacierto. Asier Riesgo, bajo palos, hizo más fuerte al Éibar que ganó gracias a un penalti, por brazo extendido aunque no voluntario.

Todo salió mal a un Valencia provisional, con Paco Alcácer en la grada en espera de ser presentado en el Camp Nou. Los chés representaron primero el drama, luego la comedia al reclamo de un penati en el área local, para acabar con la tragedia de una derrota que desnorta el camino.

En el Bernabéu se presentaba el nuevo Real Madrid, que, de momento, a excepción de los recuperados, sigue siendo el anterior. Y faltan solo cuatro días para el cierre del mercado de verano.

Zinedine Zidane confirmó la nueva suplencia de James  Rodríguez y Lucas Vázquez, pese a la baja de Isco y de dos miembros de la “BBC”, en beneficio de Asensio y Morata que anduvieron despistados hasta que su entrenador los cambió con el resultado en el aire.

Marcó Álvaro Morata a la hora de juego en descarado fuera de juego, en un balón que debió introducir Asensio, solo ante el arquero, pero un rebote en la mala resolución favoreció a Morata.

El buen Celta, que no se pareció al que la semana pasada sucumbiera en casa frente al debutante Leganés, fue un buen equipo que optó siempre al premio de los puntos. La defensa madridista mostró muchas lagunas y sus laterales Carvajal y Marcelo eran esponjosos ante la propuesta de los puntas celestes.

Empató el chileno Fabián Orellana de disparo franco y parabólico desde el balcón del área. Sergio Ramos estaba fuera de sitio y Casilla, adelantado, no dio cumplida respuesta.

Ya en el sexto y último cuarto del encuentro un gran disparo raso y ajustado del alemán Toni Kroos deja los tres puntos en casa y a su equipo al cupo de puntos, al frente de la clasificación en espera de lo que acontezca en San Mamés que recibe la visita del actual campeón.

La jornada del sábado se cerraba en Butarque al filo de la medianoche, en el estreno en casa del Leganés en la División de Honor. Parecía un escenario propicio para que los colchoneros se rehicieran del tropiezo anterior en el Vicente Calderón frente al Alavés, otro recién ascendido.

“El Cholo” Simeone estrenó dupla con Gameiro y Griezmann, en detrimento de Torres y Carrasco y de Nico Gaitán que siguió en el banquillo.

Un equipo muy serio el que ha confeccionado el exigente técnico Asier Garitano, que con un generoso esfuerzo logró aguantar la superioridad técnica visitante. Cuando el peligro arreciaba, acudía salvador el arquero Jon Ander Serantes para evitar goles que parecían inminentes.

Godín marcó en fuera de juego y el colegiado murciano Sánchez Martínez anduvo con tino al advertir la acción antirreglamentaria, al revés que le ocurriera a su compañero Burgos Bengoetxea en  el Santiago Bernabéu que se le pasó por alto la posición un metro avanzada de Morata.

A priori, el Atlético tenía un calendario favorable al enfrentarse con dos recién ascendidos antes del primer parón de la competición. Sin embargo, se queda con solo dos puntos, consecuencia de dos empates decepcionantes.

Garitano y Griemann realizaron sorprendentes declaraciones que definen su estado de ánimo. Mientras el técnico admitía que su equipo no tuvo opciones de ganar porque su juego no las procuró y lo advertía con espíritu crítico, el jugador rojiblanco  Antoine Griezman , se descolgaba, cogitabundo, con este aserto autocrítico: “ Si seguimos así, vamos a pelear por (salvar) el descenso”.

En un mundo cerrado de respuestas estereotipadas y poco francas, se agradece esta aportación de Garitano y de Griezmann, que representan una bocanada de aire fresco y delatan una sinceridad infrecuente. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper on twitter

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *