A Bote Pronto

Expectación y polémica previa al sorteo de Champions League

El morbo está servido en este primer sorteo del nuevo curso europeo, cuando no se han acallado los rumores que ponen en entredicho la pureza de los sorteos anteriores.

La teoría de “las bolas calientes” se desarrolla en el escenario de refrigerar algunas bolas de determinados equipos para que cuando se extraiga del bombo una “bola fría”, la mano inocente busque el emparejamiento con una no refrescada, denominada en el argot como “bola caliente”. De tal forma, el sorteo quedaría encauzado, pudiendo medir el grado de dificultad que se otorga al equipo de la primera bola.

Esta práctica ya fue llevada a cabo en el baloncesto, hace cinco décadas como reconociera años más tarde Raimundo Saporta, vicepresidente del Real Madrid y dirigente europeo.

Las primeras polémicas llegan antes de llevarse a cabo el sorteo y de forma sorprendente. Resulta que el organismo europeo ha publicitado el sorteo, con señal de televisión para todos los países interesados – la mayoría emiten en directo – a través de un mapa horario.

En tal mapa figura una ciudad de referencia de cada país y en el caso de España, la capital elegida fue Barcelona. Ello ha promovido la indignación de la prensa madrileña, ávida siempre de protagonismo y que siempre se mira su ombligo.

En ese concepto centralista montaraz que tantos perjuicios acostumbra a reportar, han movido cielo y tierra para que la UEFA rectificara el mapa y permutara Barcelona por Madrid para complacer el ego y estar como el aceite siempre por encima. Desde medios catalanes se rumorea que ha ayudado en la intervención el propio Real Madrid, alineado en la causa local.

La referencia de la capital del Estado no es una práctica de obligado cumplimento, por lo que muchas veces las federaciones internacionales no lo tienen en cuenta. Sería el caso de New York en lugar de Washingthon, para Estados Unidos; Río de Janeiro y no Brasilia, para Brasil; Sidney en lugar de Camberra, para Australia; o Estambul por Ankara, para Turquía.

Si se aplican criterios de jerarquía deportiva, la capital catalana tiene el honor de ser olímpica y su peso en el mundo del deporte es notoriamente superior. En Barcelona se fundó Mundo Deportivo, el primer diario exclusivo de deportes del Estado.  Por ello, la elección de Barcelona se ajustaba a criterios ortodoxos.

Esta única permuta, en perjuicio de Barcelona, es un desaire que la capital mediterránea no merece.

Y tras la polémica sobrevenida llega el sorteo con el FC Barcelona y el Real Madrid de nuestra liga como cabezas de serie, junto a los otros seis campeones de los principales campeonatos.

Los bombos quedarán dispuestos así:

Bombo 1: Real Madrid (Esp), FC Barcelona, Leicester City (Ing), Bayern Múnich (Ale), Juventus (Ita), Benfica (Por), PSG (Fra) y CSKA Moscú (Rus).

Bombo 2: Atlético Madrid (Esp), Borussia Dortmund (Ale), Arsenal (Ing), Manchester City (Ing), Sevilla (Esp), Porto (Por), Nápoles (Ita) y Bayer Leverkusen (Ale).

Bombo 3: Basilea (Sui), Tottenham (Ing), Dinamo Kiev (Ucr), Olympique Lyon (Fra), PSV Eindhoven (Hol), Sporting Lisboa (Por), Brujas (Bél) y Borussia Moenchengladbach (Ale).

Bombo 4: Celtic (Esc), Mónaco (Fra), Besiktas (Tur), Legia Varsovia (Pol), Dinamo Zagreb (Cro), Ludogorets (Bul), FC Copenhague (Din) y FC Rostov (Rus).

Gerard Piqué, que siempre da juego en los medios, ha hecho unas declaraciones desde el Gran Casino de Barcelona donde está inscrito en las partidas de póker junto a más de veinte mil personas venidas de todo el mundo. En ellas y en su twitter, ha refrendado la suerte en el sorteo de su máximo rival el curso pasado al quererla para su equipo:

«Grupo fácil. Octavos el 3º de Italia, Cuartos el 8º de Alemania, Semis el 4º de Inglaterra. Vuelta siempre en casa».

La liguilla dará comienzo en Septiembre (13 y 14) para acabar en diciembre (6 y7). Después viene el descanso invernal para encarar los partidos por eliminatorias con la final prevista en el Millennium de Cardiff, en la casa galesa de Gareth Bale.

También el acto servirá para nominar “al mejor jugador de Europa”con tres finalistas que jugaron la final de Champions League de Milán. Cristiano Ronaldo ganará el trofeo por el brillo de los dos triunfos colectivos en los que participó: La Champions League con el Real Madrid y la Eurocopa con Portugal. Su concurso individual al éxito ya es más cuestionable. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper on twitter 

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *