A Bote Pronto

Festival del FC Barcelona y Messi en el estreno de la liga

La jornada sabatina en la capital de Catalunya se correspondía con las fechas agosteñas y la temperatura invitaba a invadir las playas y disfrutar de las jornadas vacacionales.

Sin embargo, más de 65.000 espectadores no lo entendieron así y asistieron a la convocatoria de Leo Messi y los suyos. A fe que no se lamentan, pues el cuadro blaugrana destiló el tarro de sus esencias, en una demostración impropia en los anales iniciáticos de la temporada.

Este Barça mantiene el tono con el que acabó el curso pasado asegurándose la liga con cinco victorias y vitales y un marcador parcial de 31 goles a cero. Escribimos, en el análisis de los partidos anteriores, que el equipo ya había adquirido las hechuras que le están otorgando una concatenación de éxitos sin límite temporal.

Un total de siete bajas y, entre ellos, dos primeras figuras del elenco como Neymar e Iniesta. Poco importa si, entre los que están, figura el director de la filarmónica, Leo Messi, acompañado de Luis Suárez, Sergi Busquets, Arda Turán y otros primeros espadas.

FC Barcelona 6 Real Betis 2, intervinientes y goles

FC Barcelona: Bravo; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba (Digne, min.76), Sergio, Rakitic, Denis Suárez (Munir, min.70), Messi, Luis Suárez y Arda.

Real Betis: Adán; Bruno, Mandi, Pezzela, Cejudo, Jonás (Dani Ceballos, min.36), Petros (Fabián, min.59), Felipe (Musonda, min.55), Durmisi, Rubén Castro y Sanabria.

Goles: 1-0, m.6: Arda. 1-1, m.21: Rubén Castro. 2-1, m.37: Messi. 3-1, m.42: Luis Suárez. 4-1, m.56: Luis Suárez. 5-1, m.57: Messi. 6-1, m.81: Luis Suárez. 6-2, m.84: Rubén Castro.

Árbitro: Undiano Mallenco (Comité navarro). Mostró tarjeta amarilla a Cejudo (min.45) y Rubén Castro (min.77).

Incidencias: Partido de la primera jornada de la LaLiga Santander disputado en el Camp Nou ante 65.731 espectadores. Antes del encuentro, Andrés Iniesta y Leo Messi, capitanes del Barcelona, recibieron de Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), el trofeo que acredita al club catalán como campeón de Liga la temporada 2015-16.

Luis Enrique utiliza su nuevo armario

Las bajas propiciaron el debut de Samuel Umtiti y Denis Suárez, además del mantenimiento de Arda Turan en el puesto de Neymar que, en la medianoche de aquí, se bañaría en oro en el mítico Maracaná. Sergi Roberto jugó de lateral y confirmó que está algún peldaño por encima de Aleix Vidal, en tanto que en el otro lateral, Jordi Alba recuperó su puesto, en detrimento de Lucas Digne, que será una seria oposición para el de L’Hospitalet.

El uruguayo Gustavo Poyet estrenaba banquillo bético y su apuesta deportiva no difirió demasiado de la de su homólogo de la capital hispalense, el argentino Jorge Sampaoli, en la Supercopa de España.

La intención era de acaparar hombres en el cent ro del campo para ejercer la presión alta y evitar las combinaciones en las proximidades del área propia. Pero ya en el minuto seis, hubo el primer movimiento del marcador en una diagonal, marca registrada, de Messi  que Jordi Alba recoge, pauta los tiempos y eleva la barbilla para ver desmarcado a Arda al que sirve para que el otomano marque con un elegante toque de primera.

Los blaugranas siguieron jugando y disfrutando, pero tuvieron un revés, en forma de gol del empate. Es un pase comprometido de Bravo a Sergi Roberto con anticipación bética que procura una rigurosa falta señalada a Denis Suárez en la disputa. Rubén Cano la ejecuta con fuerza al palo del portero que toca con una mano el balón, pero no logra impedir su destino a las mallas.

Reaccionan los locales y Mandi parece cometer penalti sobre Luis Suárez en un empujón certero pero que Undiano Mallenco no aprecia. Minutos más tarde es Messi quien envía un balón al travesaño, en los prolegómenos de su primer gol que deshacía la igualada provisional. Un balón que, desde la derecha, procura posición de disparo, moviéndose en la diagonal y la obtiene concluyendo la acción con un remate muy potente al que Adán no puede reaccionar.

Llegaría el tercer gol antes del descanso en un centro del muy activo Sergi Roberto  que culmina de primera el ariete uruguayo en un remate raso y cruzado al palo largo.

Al descanso con los deberes hechos.

En la reanudación, las ocasiones blaugranas se sucedieron  en pos de una goleada que resultaría inevitable.   Tras un gol bien anulado a Arda, avanzado a su marcador, llega el cuarto tanto que nace de un saque de esquina en contra con recuperación de balón y rápido contragolpe con último pase de Messi a Suárez que le sirve a puerta  vacía.

Un minuto más tarde, el 57, llega el quinto, segundo de un desatado Messi que remata con virulencia desde la frontal del perímetro del área, esta vez al ángulo izquierdo de Adán. Extrayéndolo de su versión genuina del mundo de la tauromaquia, podemos confirmar que “no hay quinto malo”.

El “set” es obra de Luis Suárez, al que Messi le concede el lanzamiento de una falta próxima al área en la franja izquierda y el charrúa corresponde con un disparo ajustadísimo, medido de fuerza y colocación. Luis Suárez comienza como acabó, con un “hat-trick”. Si la marca del “Bota de Oro” fue colosal con 59 dianas en 53 partidos, inicia curso con ese mismo olfato y hambre goleadora.

El goleador Rubén Cano volvería dejar constancia para cerrar el marcador del Camp Nou, al rematar raudo un balón suelto. Esta vez, Bravo no pudo hacer nada. El meta chileno se despidió de su afición rumbo a su nuevo destino en el City de Guardiola por su deseo de querer jugar la Champions League, competición que Luis Enrique ha reservado estos dos años para Ter Stegen.

Premonitoriamente, en los actos de entrega de la Liga de la temporada pasada, quiso hacerse una foto con el trofeo de la liga y sus cuatro hijos ataviados con el uniforme deportivo del FC Barcelona. El público le dedicó sentidos cánticos: “Bravo te queremos, Bravo quédate”.

El colegiado Undiano Mallenco sigue siendo un colegiado hostil para el vestuario blaugrana y tuvo otra actuación poco convincente.  Pero esta vez, entre sus decisiones poco favorables al Barça, se coló una de la que puede estar agradecido el temperamental Jordi Alba al que pudo enviar a vestuarios antes de tiempo por un rifirrafe y una mano suelta a la cara del contrario.

El Barça se coloca líder provisional en un estado de forma admirable para estas fechas. Muchos que decidieron ver el partido por la televisión de pago, posponiendo su vuelta a la cotidianeidad, lamentaron el desdeño.  El espectáculo había merecido la pena verlo en su escenario natural. Pero hay anunciadas más jornadas de gloria. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper on twitter 

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *