Baloncesto

El Bilbao Basket en sus horas más delicadas

El Bilbao Basket vive sus horas más críticas desde que se fundara allá por el mes de Marzo de 2000. El 7 de del próximo mes cumplirán catorce años de existencia. Catorce años que nos parecen muchos, pero que en la realidad no es nada si lo comparamos con lo que otros clubes de la categoría tienen de existencia, de vida.

BILBAO BASKET VIVE SU MOMENTO MAS DECISIVO

Muchos conocen la situación por estas últimas semanas, exactamente desde el 30 de diciembre de 2013, fecha en la que el Consejero Delegado, Gorka Arrinda y en la última Junta de Accionistas, ahora abandonado por todos y viviendo sus últimos momentos como creador de lo que es el Bilbao Basket actual, anunció la grave situación económica por la que atravesaba el club e incluso puso sobre el tapete la posibilidad de su desaparición si no aparecía capital de forma inmediata.

Acuciado por las deudas, por la falta de liquidez para hacer frente, no solo al pago de los contratos de los jugadores y cuerpo técnico, sino a sus propios trabajadores, proveedores y a las obligaciones con los impuestos pertinentes, Hacienda y Seguridad Social, es decir sin tesorería para el día a día, respira sus últimos coletazos como proyecto actual, tal y como lo conocemos.

Las “negociaciones” con el grupo de personas que se encargan de acercar posturas para solventar la situación, es decir, son los portavoces de ese patrocinador que quiere entrar y que trata de “imponer” sus condiciones, se enfrentan a la tozudez de Gorka Arrinda que “exige” que se cumplan sus condiciones para abandonar el club y, así, dejar el camino libre para los futuros nuevos rectores de la entidad.

Situación enquistada semanas atrás porque tal y como publicó el diario As, a través de su redactor Alfonso Herrán, las “condiciones” del Consejero Delegado eran, poco menos, que imposibles de cumplir. El pago de sus acciones, en su integridad, el blindaje de los contratos de Savovic y Salvador Guardia, la exigencia de un palco en el Bilbao Arena, además de otras cuestiones, hacían temer la ruptura de las negociaciones y el fin de la vida del Bilbao Basket.

Según ha podido saber Planetadeporte.es, la luz parece ha entrado en lo que parecía un túnel oscuro y sin salida y, en breve, se anunciará la resolución que las partes han decidido para que el “nuevo” Bilbao Basket vea la luz.

EL NUEVO BILBAO BASKET, UN PROYECTO MODESTO

Hay que ser consecuente y prudente. La experiencia vivida debe ser la guía que los futuros rectores del Club deben seguir para no volver a cometer y caer en los mismos errores. Cuantas veces he apelado a la humildad, al sentido común y a dar pasos muy medidos y que, de haberlo hecho, tal vez nos hubiera evitado estos malos tragos.

Sanear las cuentas será una de las medias iniciales. Si todo el mundo habla de la deuda con la Hacienda Foral de Bizkaia y que, en parte, fue saldada con el adelanto del convenio suscrito con la Diputación Foral de Bizkaia, ha dejado en un segundo plano otra deuda no menos importante que la primera, la deuda con la Seguridad Social y que en este momento se encuentra, según ha podido saber Planetadeporte.es en la Unidad de Recaudación Ejecutiva de la Tesorería General de la Seguridad Social de Bizkaia.

El impago de las cuotas de la Seguridad Social que, desde el mes de octubre pasado no ha efectuado el club, le abocan, según la normativa vigente, al concurso de acreedores, concurso que puede ser instado por la empresa o bien por cualquiera de los afectados, acreedores del club, por el no pago de tres mensualidades seguidas o alternas, en el caso de sus trabajadores o a través de un proceso monitorio de cualquiera de los afectados por dichos impagos.

En definitiva, situación complicada y que requiere la no prolongación en el tiempo de la “solución”, comentada con anterioridad, ya que nos arriesgamos a que, cualquiera de estas situaciones expuestas, se pudieran producir.

Si se consiguen resolver de forma satisfactoria todos estos problemas que acucian y subyacen desde hace años, el futuro Bilbao Basket será un club humilde, modesto y su presupuesto, de ninguna de las maneras, superará los tres millones de euros.  De alguna manera será volver a los orígenes y recuperar nuestra esencia inicial, la austeridad y sobriedad, aquella que, parece, hemos olvidado.

No queda mucho tiempo.

@jcsromo

Comments (2)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *