Fútbol

Marc Gasol, Marc Márquez, Nadal y Coutinho

No se han acabado los ecos de la gesta de Rafa Nadal al conseguir su duodécimo Roland Garros y acercarse a dos de la marca triunfadora de Roger Federer en los Grand Slam. Y es que, en estas fechas, el fútbol comparte protagonismo en favor de otras disciplinas deportivas, que durante el curso balompédico quedan eclipsadas por la fuerza mediática del deporte rey.

Quien brilla con luz propia es la NBA, auspiciada en la potente máquina difusora norteamericana. Los Toronto Raptors se han hecho con su primer anillo, pero la noticia a nuestra escala nos llega, para constatar y elevar su magnitud, por la participación del catalán Marc Gasol, que diez años después ha emulado la gesta de su hermano Pau Gasol que lo ganó con Los Ángeles Lakers. Los Gasol han fijado una marca nueva, ya que hasta ahora, ninguna pareja de hermanos se había consagrado en el último peldaño del podio de la NBA.

El calendario biológico hace difícil ver realidad el sueño de que los Gasol regresen al FC Barcelona, camiseta que honraron en fechas pretéritas. El prestigio y la economía les llevaron a probar suerte en la mítica NBA. ¡Y a fe que han logrado cumplir sus aspiraciones!

Las motos GP vuelven al Circuito de Catalunya en la vecina localidad barcelonesa de Montmeló y de la mano de todas las figuras, encabezadas por el catalán y campeonísimo Marc Márquez.

Pero la relevancia del tenis, del baloncesto NBA o del motociclismo tampoco eclipsan al fútbol que se maneja por su propia inercia. Ahora también reforzados por la eclosión de la mujer en el mundo activo futbolístico.

Con éxito y buenas audiencias se está disputando la octava edición del Mundial de Francia, en partidos distribuidos en nueve sedes del hexágono, donde España quedó eliminada, pero dejó buenas sensaciones. Ganó su primer partido en un Mundial ante Sudáfrica y cayó por la mínima ante Alemania. Este lunes se enfrentará a China.

Y esta madrugada, en horario europeo que dificulta mucho el seguimiento puntual, se ha dado el pistoletazo de salida a la Copa América, un tanto desprestigiada por la intermitencia de su programación en el calendario.

El FC Barcelona “juega” a través de cinco de sus jugadores que representan a cuatro selecciones: Messi por Argentina, Coutinho y Arthur por Brasil, Luis Suárez por Uruguay y Arturo Vidal por Chile.

Brasil ha ganado con comodidad a Bolivia con un “doblete” de Philippe Coutinho, erigido el MVP del partido. Además de una gran noticia personal en una temporada individualmente aciaga, la noticia de su éxito favorece los intereses del FC Barcelona que lo ha puesto en el mercado. Esta Copa América puede revalorizarle e, incluso, conseguir que el FC Barcelona recupere la cantidad satisfecha por su transferencia del Liverpool, una vez descontada la amortización de curso y medio.

Le toca el turno a Leo Messi, que puede decantar a su favor la designación del trofeo “Balón de Oro”. Nadie ha hecho más méritos que él. En el partido inaugural de Argentina le ha tocado en suerte la difícil Colombia. Ello da que presumir que Yerry Mina, con el que coincidieron fugazmente en el Barça, será el marcador del astro culé.

Mientras tanto, el runrún de fichajes y traspasos continúa a un ritmo tardo, excepto en las adquisiciones del Real Madrid que ya suma cinco – Rodrygo, Jovic, Hazard, Militao y Mendy -. Aunque sin salidas, por lo que dispone de 37 futbolistas. El éxodo deberá ser de órdago.

Sin noticias novedosas de Ligt y Griezmann, en el FC Barcelona se va a empezar por adelgazar la plantilla y parece que el Everton va a facilitar las cosas llevándose a André Gomes y Jasper Cillessen a un precio satisfactorio para los mutuos intereses.

En esta miscelánea polideportiva no podemos olvidarnos del comienzo de la final de la liga de baloncesto que disputarán el Barça y el Madrid, al mejor de cinco partidos y con ventaja de cancha de los blancos, por su mejor clasificación obtenida en la fase regular. Eliminatoria a cara o cruz. O así piensa nuestra pluma

Facebook: Barça Universal

www. planetaDeporte.es