A bote pronto

El futuro de Rafinha Alcántara en el aire

El FC Barcelona llegó a un acuerdo con el Inter de Milan a principios de temporada para el trasvase al club lombardo de su jugador Rafinha Alcántara. Lo hizo mediante una fórmula imaginativa. Una cesión que llevaba aparejada el compromiso obligatorio de adquisicíón condicionada a que el Inter se clasificara para la primera competición europea. Con una tasación de 35 millones de euros más tres en variables.

En esta trigésimo séptima jornada de la serie A italiana, el Inter perdió una gran oportunidad al perder por 1-2 en San Siro ante el Sassuolo, marcando precisamente Rafinha el gol que resultó insuficiente. A  una jornada vista del cierre del calcio, ocupa la quinta plaza y el acceso a la Champions League depende de la Lazio, cuarto clasificado,  que, con dos puntos de ventaja en la tabla, le recibirá en el Olímpico de Roma.

Aunque acabara en quinta posición y el Inter quedara exonerado de la obligación de fichar a Rafinha, es interés del club neroazzurro hacerse con los servicios del brasileño que goza del favor de su entrenador Luciano Spalletti. Sin embargo, tanto en un caso como en otro, el Inter quiere negociar con el Barça a la baja, lo cual no parece de recibo.

El futbolista, juega a favor de los intereses del cuadro milanista con afirmaciones del tipo: “Quise venir al Inter desde el primer momento y ahora quiero quedarme aquí”.

Si el Inter no cumple los compromisos contraídos, el FC Barcelona debería rescatar al futbolista para su causa deportiva. El jugador, hijo de Mazinho y hermano de Thiago, tiene 25 años, está en la mejor edad y si las lesiones le respetan puede triunfar en el regreso al Camp Nou, pues condiciones técnicas no le faltan.

El FC Barcelona necesita hacer “cash” para equilibrar los balances económicos y no puede seguir comprando en aceleración alcista y vender en rebajas. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper