A bote pronto

Entre Barças, fútbol y baloncesto

Fue tarde de compras prenavideñas, con los barceloneses copando las calles de luz, cubiertas de oropeles y abalorios alusivos a las fechas entrañables que se avecinan y con los comercios ofertando el catálogo de sus productos a un público con necesidad de consumir. Por nuestra parte, la jornada debía concluirse acudiendo a las instalaciones del FC Barcelona.

Pero, ¿a ver qué Barcelona? A la misma hora de las nueve de la noche en el distrito barcelonés de Les Corts estaban  programados dos acontecimientos deportivos en que participaba la entidad blaugrana en el seno de sus recintos.  En el MiniEstadi, se jugaba el partido de laLiga 1,2,3 entre el Barça B y el Sporting de Gijón y en el Palau Blaugrana se celebraba el partido correspondiente a la Euroliga de Baloncesto contra el Fenerbhace turco. Ambos eventos a una distancia, apenas, de cien metros.

Cuenta la leyenda que el general Franco dejaba reposar en sus cajones de su despacho aquellos informes que, al decir de sus ministros, revestían cierta premura. El paso y el poso del tiempo desnudaba la pretendida urgencia y los asuntos morían por inanición.

Pensábamos en la anécdota no verificada, pero vendida con dosis de veracidad, cuando las manecillas del reloj apuraban la hora y no habíamos decidido la elección entre el balón del fútbol y el de baloncesto, con el denominador común de que los pies de los unos y las manos de los otros respondían al interés de la misma Entidad.

El resultado fue la falta de decisión, de manera que nos venció la hora sentados delante de la televisora y el batín sustituyó al gabán como prenda de abrigo. Con el gran invento del mando a distancia fuimos alternando el fútbol en el canal Gol TV y baloncesto en Esport-3 de la Televisió de Catalunya (también era ofrecido por el canal de Movistar).

Hasta no ha mucho, el FC Barcelona cuidaba fechas y horarios pensando en el aficionado, tratando de compatibilizar los eventos. Las circunstancias han cambiado y mandan las televisiones  que, a cambio de un caudal monetario imprescindible, fijan días y horarios. Por su despliegue polideportivo,el FC Barcelona y sus socios y aficionados son los más perjudicados, al solaparse, no solamente fechas, sino horas, de los distintos operadores que cuidan, lógicamente, sus intereses.

En definitiva, nos perdimos el ambiente caldeado del Palau repleto y/o el frío del MiniEstadi con las gradas muy despobladas.

Nos cercioramos por la pantalla de que el Barça de baloncesto no está a nivel de competir con los mejores, como advertimos la semana pasada cuando los blaugranas se midieron al CSKA de Moscú. Hoy ha quedado plenamente ratificado, con una derrota sin paliativos por 68-83. El Fenerbhace de Istambul es el vigente campeón europeo y cualificado aspirante a renovar el título, bajo la sabia batuta del veterano técnico Obradovic.

El balance del Barça es bastante desolador con siete derrotas en los once partidos disputados. No ha tenido mejor suerte el Real Madrid, que ha firmado en la pista del Olympiacos su sexta derrota en sus últimos siete encuentros en Euroliga. Ambos se verán en Madrid la próxima semana en el marco europeo, en un duelo de perdedores, aunque por la confección del calendario, ambos equipos tienen opciones de seguir adelante en la competición continental, si bien es verdad que les alcanza ya la vía de apremio.

En el fútbol se corrió mejor suerte y el Barça B, metido ya en el atolladero de los puestos de descenso, se puso por delante con dos goles frente al Sporting de Gijón que, con una blandura defensiva alarmante, anda lejos en la clasificación de los puestos que se corresponden con su historial y sus aspiraciones de recuperar el cetro de la división de honor.

Los asturianos acortaron distancias al inicio del segundo tiempo y pusieron emoción al choque, pero hubo más persistencia que calidad.  El 2-1 final certificó una victoria necesaria para el filial blaugrana y una derrota que incide en la crisis de los rojiblancos. La soga en el cuello de Paco Herrera sigue amenazante y la reacción del equipo en el segundo tiempo puede no ser suficiente para ratificarle en el puesto.

En versión blaugrana, pues, una de cal y otra de arena. El primer equipo le toca jugar en el difícil campo de La Cerámica, antes El Madrigal, para enfrentarse al submarino amarillo en el partido que cerrará la jornada dominical, por lo que sabrá de antemano la suerte que hayan corrido sus inmediatos perseguidores. En Vila.real/Villarreal aguarda un plato fuerte. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper