A bote pronto

Laporta arrasa en la recogida de firmas

No ha habido sorpresas en el recuento de votos para otorgar la condición de candidatos a la Presidencia del Barça. Si, acaso, en la contundencia de los números que dan una ventaja muy sustancial a Joan Laporta en la disputa para erigirse, de nuevo, presidente de la entidad blaugrana.

Los resultados facilitados, en espera de su proceso de validación por la Junta Electoral que tiene hasta el jueves margen para la compulsación, son los siguientes:

Joan Laporta: 10.257

Víctor Font: 4.710

Antoni Freixa: 2.821

Emili Rousaud: 2.501

Jordi Farré – 2082

Xavi Vilajoana – 1967

Lluís Fernández Alà – 1177

Agustí Benedito y Pere Riera no han querido entregar las papeletas.

En apenas de sus meses, estos resultados en primarias, dan un vuelco total al pronóstico generalizado que colocaba a Víctor Font como gran favorito. Tiempo habrá para analizar las causas de este descalabro importante, cuyo margen de rectificación se antoja harto improbable.

«Vamos con moral ganadora pero no hay favoritos». Joan Laporta reconoce esta tendencia muy favorable, pero se muestra prudente, en la línea observada en la campaña de precandidato.

A pesar del contexto social, derivado de la pandemia, en que se ha desarrollado esta campaña, Laporta ha conseguido el doble de apoyo de sus dos anteriores experiencias. Casi en el 2003 y más en el 2015.

Antoni Freixa parece el tercer hombre y puede sumar un cuarto con Vilajoana, si las verificaciones no le hacen una mala pasada. Una corrección del 10%, cifra estimativa por experiencias anteriores, le dejaría solo a las puertas de ser declarado candidato.

Aún está por confirmar la fecha prevista para las votaciones del 14 de febrero, ya que la emergencia sanitaria puede impulsar un aplazamiento. Al que rehúye el máximo favorito:

  • Creo que las elecciones se tienen que realizar. Se han “territorializado” las sedes de votación, para evitar aglomeraciones. Y no tendría sentido suspender la votación, estamos a favor de que se vote.

La promoción de impacto de la precandidatura de Laporta ha arrasado, superando en apoyos a sus tres posibles rivales conjuntamente. Superan en más del doble al segundo clasificado. Ello ofrece un panorama bastante esclarecedor y hace casi inviable un viraje del sentido del voto.

Jordi Farré, el propulsor de la moción de censura, se ha quedado en el camino y ya se ha apresurado a decir que su voto será para Laporta. Estos resultados pueden acelerar unas negociaciones de posibles pactos, pero son alianzas complicadas para la suerte de Font, que parece ya echada.

Laporta ha conseguido conectar de nuevo con la ilusión del socio con un marketing de gran impacto, que quedó revelado con la mega pancarta del Bernabéu que produjo una dosis de incitación colectiva para recuperar el pulso alicaído del socio.

Font se quedó en un proyecto muy bien elaborado, costosamente trabajado, pero que no ha conseguido superar la campaña de impactos en una sociedad donde predominan la imagen y los gestos. Quiso contraatacar con referencias a la nostalgia contraponiendo el futuro, pero no ha sido convincente para superar el carisma recobrado de Laporta.

Laporta tomó nota de su amplia derrota en las urnas en el año 2015 ante Bartomeu y ha practicado una campaña comedida, con un relato sostenido sobre los éxitos del ayer y no ha bajado a la arena pública. Ha remembrado los éxitos deportivos y ha marcado distancias sobre algunos excesos anteriores en primera persona. Aquel hombre que celebraba las victorias con champán francés en Luz de Gas recién entrado en la cuarentena, se ha convertido, ante el electorado, en un señor maduro de 58 años, con menos pelo y hasta alguna cana artificial.

La actitud serena de Laporta, respaldada por un excelente equipo asesor externo y un poder económico tangible, le ha llevado al éxito que deberá renovar en las votaciones finales para erigirse de nuevo presidente del FC Barcelona.

A partir de estos datos, que son y representan mucho más que una encuesta pues dejan en el camino a más de la mitad de los aspirantes, se abrirá un período de alertas y negociaciones para suscribir alianzas. Y estos votos registrados pueden servir para ponerles precio a modo de reparto de poder.

Tiempo habrá para comentar a fondo estos resultados y establecer especulaciones sobre el futuro inmediato en esta carrera electoral que ha dado un giro copernicano, por aciertos de unos y errores de otros, propulsados en direcciones contrarias. A fechas de hoy, todas las cartas (o casi) las baraja Joan Laporta. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetadeporte.es

planeta Deporte youtube