A bote pronto

Koeman deja un Barça triste y ramplón