A bote pronto

Calma tensa en el Barça