A bote pronto

El Barça salvó los muebles ante el Dinamo