A bote pronto

El Barça de Fati alimenta esperanzas