A bote pronto

El Barça, como aún el Atlético, ya depende de sí mismo

penalti