A bote pronto

Victoria apurada de un Barça vulgar

Preocupaba la visita del Athletic Club al Camp Nou en unos momentos que hay marejada en el entorno culé, tras perder el primer puesto por deméritos propios y también con la aplicación de un reglamento paralelo favorable al rival. 

Es común la creencia de que el Barça para ganar algún título requiere ser muy superior al rival, porque en circunstancias de un reparto equitativo en el concurso de méritos la suerte acostumbra a serle esquiva. Así lo dice la historia de este Club, por tantas cosas ejemplar.

La calle barcelonesa recuperaba el ruido de la fiesta, al celebrarse la verbena de Sant Joan aunque las medidas sanitarias impedía parcialmente la celebración masiva de la Mediterránea.

Los futboleros tuvimos que adecuar nuestra actividad festiva, dejando en paréntesis las dos horas que van de las veintidós a la veinticuatro horas. Apresurémonos a decir que no valió la pena la cesación y que el Barça mostró su versión negativa. Un solo gol salvó los muebles de momento.

Setién a su llegada prometió buen fútbol e incluso, supeditó su grado de satisfacción ligado al buen hacer por encima del resultado. Quiso imponer un patrón del 3-5-2, pero sus futbolistas le llamaron al orden y se volvió al tradicional 4-3-3, con una columna vertebral y algo más que ya fue campeona de Europa, hace un lustro, en Berlín. 

Sin confianza en la savia nueva que factura La Masia, Setién aplica el stato quo que otorga galones y titularidad a los de siempre. No hubo más concesión que la de Arthur Melo que cubría la baja de De Jong, priorizado sobre Rakitic.  

Los leones se presentaron con varios cachorros en unas rotaciones programadas por su entrenador Gaizka Garetano, pero ello no impidió jugar frente a los catalanes en un plano de igualdad, Los bilbaínos podían poco y los catalanes querían, pero apenas podían. En ese escenario, el encuentro resultó un tostón. No había dinámica de juego, ritmo de balón, demandas al espacio. Faltaba vértigo y corazón.

El equipo se ha quedado sin capacidad de improvisación, con el talento extraviado y empecinado a jugar en espacios muy reducidos con el agravante de la falta de inspiración. No hay aperturas por las bandas, ni relevos que permitan acceder en superioridad.

Setién recurrió por más tiempo a Fati y Puig que plasmaron un aire nuevo, mayores energías que el conjunto agradeció. Llegó el gol en una jugada larga con asistencia de Messi al croata Rakitic que cruza el balón al palo largo de Unai Simón.

Con escasos recursos, el Athletic apostó por el empate. Pudo llegar el gol de la tranquilidad en sendos remates de Leo Messi, al que se le resiste el gol 700 que le hubiera permitido festejar su trigésimo tercer aniversario que cumple el de Rosario este 24 de junio.

También tuvo el gol en sus botas Ansu Fati, pero su disparo se estrelló en el poste. Un victoria pírrica, convenida a los puntos en reglamento boxístico que permite al equipo seguir soñando.

Al equipo le falta ilusión, el técnico precisa de alternativas tácticas y apuesta por las renovaciones nominales y al aficionado le sobra pesimismo y escepticismo. Con este bagaje van a tener razón la generación el 87. Primero fue Messi, referido a la Champions League, cuando habló de que “el juego no nos alcanza para ganarla” y después Piqué, en clave doméstica, cuando a

publicó su pesimismo sobre el desenlace de LaLiga en juego. O así piensa nuestra pluma.

Twitter: @albertgilper

Facebook: Barça universal 

www.planetaDeporte.es

 

FC Barcelona 1 – Athletic Club 0, protagonistas y gol

FC Barcelona: Ter Stegen, Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergio Busquets (Rakitic, min.65), Arthur (Riqui Puig, min.56), Arturo Vidal; Messi, Griezmann (Ansu Fati, min.65) y Luis Suárez (Braithwaite, min.85).

Athletic Club: Unai Simón; De Marcos, Núñez, Yeray, Balenziaga: Unai López (Dani García, min.57), Vesga; Lekue (Capa, min.69), Ohian Sancet, Córdoba (Muniain, min.57); y Williams (Villalibre, min.69).

Goles: 1-0: Rakitic, min.71.

Árbitro: Gil Manzano (Comité extremeño). Mostro tarjeta amarilla a Sergio Busquets (min.32), Núñez (min.61) y Rakitic (min.91).

Incidencias: Partido de la 31ª jornada de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou a puerta cerrada.