A bote pronto

De VAR en VAR, de pisotón a pisotón

El Real Madrid y el paraguas del VAR (0-1)

Que el Real Madrid se dejara puntos en el estadio de San Mamés era una esperanza blaugrana, pero los merengues volvieron a ganar por un solitario gol de penalti marcado por Sergio Ramos. Como casi siempre con polémica incluida. El jugador del Athletic Club, Dani García pisa a Marcelo y desde el VAR, Gil Manzano alecciona al colegiado del Colegio castellano- leonés, González González, para que revise la jugada.

Cambia de opinión el colegiado y señala la falta desde los once metros. Se había rebasado el minuto 70. Apenas dos minutos después, el pisotón es de Ramos en el área blanca y el perjudicado es Raúl García. El árbitro se niega a revisar la acción, en conexión con la Sala VOR de Las Rozas.

Gil Manzano es un árbitro extremeño natural de Don Benito y se comenta que perteneció a la peña madridista de la localidad. En cualquier caso, parece confirmado sus afectos blancos que le vienen desde la niñez.

Otro escándalo mayúsculo que se ha producido por séptima vez en los ocho partidos disputados por el Real Madrid en la reanudación de la liga. Solo ganaron en buena lid frente al colista, también por un raquítico uno a cero.

Las quejas del Athletic Club fueron generales y se pueden sintetizar en las palabras del capitán Iker Muniain: “Ya sabemos la tónica de estas jornadas y a favor de qué equipo se decantan estas decisiones. Que cada uno se saque sus conclusiones”. 

El Espanyol carne de Segunda División

En la hora lorquiana de las cinco de la tarde, el RCD Espanyol apuraba sus últimos partidos de la División de Honor. Confirmó su condición de colista con otro partido desastroso y volvió a perder en Cornellà frente al Leganés.(0-1)

El Club catalán queda a once puntos de la salvación cuando solo restan doce en juego. La próxima jornada se corresponde con el duelo barcelonés en el Camp Nou y muy posiblemente se pueda certificar el descenso espanyolista.

Un Gran Barça en Villarreal (1-4)

Quique Setién estaba antes del partido en la cuerda floja. Es el primer match-ball superado. Tras el buen comportamiento de Riqui Puig y sus explícitos halagos hacia el futbolista de Matadepera, esperábamos que sería titular.

No fue así. Con mucho más de tres puntos en juego, Quique Setién apostó por todas las vacas sagradas disponibles. Para muchos nos resultó decepcionante de que el norteño no incrustara savia nueva.

Sin embargo, pronto se borró esa impresión negativa porque el equipo saltó muy enchufado y enseguida el marcador reflejó la superioridad blaugrana.

Un empate accidental en un fallo defensivo con Paco Alcácer bordeando el fuera de juego, no alteró la maquinaria blaugrana que consiguió dos bellos goles más firmados por Luis Suárez y Antoine Griezmann en asistencias de Leo Messi.

En la segunda mitad, los blaugranas nadaron y guardaron la ropa, aunque mantuvieron una línea de juego superior. El VAR , en una decisión muy discutible, anuló un gol a Messi por un fuera de juego de Arturo Vidal que correspondía a una jugada ya vencida. Acciones sujetas a criterios variables. El arbitraje fue del madrileño Del Cerro Grande.

El cancerbero Asenjo, con sus magníficas intervenciones, retrasó la goleada hasta que llegó la aparición de Ansu Fati que se procuró un balón para hacerse hueco y disparar al palo corto por debajo de las piernas de Albiol y coger a contrapié a Asenjo que trataba de cubrir el segundo palo.

Setién modificó el dibujo y juntó a Messi, Griezmann y Suárez en las zonas interiores, con dos laterales largos. El equipo tuvo una actitud muy mejorada y las actuaciones individuales alcanzaron una nota alta.

El FC Barcelona necesita, traicionalmente, ser muy superior y jugar bien para ganar los partidos. A otros se les exige menos. Lástima que estas reversión llegue un poco tarde. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es