A bote pronto

El VAR de las dos varas

Para que no incurramos en el error del directivo blaugrana Xavier Vilajoana que, a través de su red social, mandó literalmente “a cagar” al colegiado Martínez Munuera, vamos a tratar en esta primera crónica del partido de hacer un análisis de un encuentro que tuvo una primera hora de juego interesante y que reflejó un marcador de empate a un gol.

La epidemia sanitaria nos había hurtado la asistencia al magno escenario del Camp Nou y, por primera vez, se celebraba un “clásico” sin público, que no sabemos si será la misma tónica en el partido de vuelta. Circunstancia que ya pone en duda la equidad de la competición.

Zidane venía al Camp Nou con la soga al cuello, tras sumar dos derrotas en Valdebebas ante rivales de baja entidad futbolística. Los blaugranas alternaban la derrota en Getafe por un discutido penalti con la “manita” europea.

Zidane, más acuciado, dejó experimentos y armó al equipo más conservador con solo Benzema y Vinicius adelantados. Koeman, por su parte, tuvo por primera vez la osadía de alinear juntos a dos menores de edad como Pedri y Fati, a los que se sumaba el último fichaje, Sergiño Dest de solo diecinueve años y De Jong con veintitrés.

Koeman sacrificaba a Sergi Roberto y Griezmann, presuntos titulares, a los que otorgaba plaza de banquillo, al igual que a Pjanic, Trincao y Dembélé, todos ellos con empaque para aspirar a la titularidad.

Ambos equipos pretendieron jugar desde la posesión del balón, pero a los blaugranas les duraba poco, al perder precisión cuando trataban de imprimir un mayor ritmo al juego. Koeman tiene una ingente tarea por delante para que la materia prima nueva refrende su potencial y el equipo alcance la velocidad de crucero requerida para aspirar a los campeonatos en juego.

Fue advertible los dibujos tácticos previstos. Del 4-2-3-1 blaugrana al 4-4-2 madridista, pero antes de que se asentaran los esquemas, un despistado Busquets permitió el primer resquicio y un balón de Benzema llego cómodamente al destinatario Valverde que solo tuvo que dar dos pasos y cruzar el balón ante el vendido Neto.

La reacción local se produjo en la inmediatez con un balón largo servido por Messi al espacio natural de Alba que centra a la carrera para que “el nueve” Ansu Fati desvíe a la red con un sutil toque.

Esta agitación en el marcador dio paso a un juego dinámico, con desatención a la táctica pero que no sirvió para nuevos registros goleadores, porque lo impidieron los cancerberos Courtois y Neto. Principalmente, el belga que sacó una mano milagrosa para evitar el disparo de derecha de Messi a dos metros de la portería, tras haber roto la cintura de Ramos en un regate seco espectacular.

En el primer cuarto de hora de la reanudación, el Barça puso más empeño y contabilizó sendas oportunidades con Fati de protagonista con un lanzamiento excesivamente cruzado y con un centro al segundo palo que Coutinho, en solitario, remató de cabeza, incomprensiblemente, fuera de los tres palos.

Transcurrida la hora de juego, llegó la jugada que marcaría el sino del partido con Lenglet y Ramos de protagonista. El camero empuja al francés y, después, éste le agarra ligeramente por la camiseta, produciéndose un efecto contrario a la física al caer el jugador blanco en sentido contrario, en una pirueta circense provocada.

Marcó Ramos (vigésimo quinto lanzamiento consecutivo con éxito) y se acabó el partido, porque el equipo y Koeman quedaron aturdidos e impotentes, sin capacidad de reacción. Al “Vardrid” le habían arrimado el ascua a su sardina y no desaprovechó ese refugio de calor. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es

Planeta Deporte youtube

 

FC Barcelona 1 Real Madrid 3, protagonistas y goles

FC Barcelona: Neto; Dest, Piqué, Lenglet, Alba (Braithwaite, m.87); Sergio Busquets (Trincao, m.82), Frenkie de Jong; Pedri (Griezmann, m.82), Messi, Coutinho; y Ansu Fati (Dembélé, m.82).

Real Madrid: Courtois; Nacho (Lucas Vázquez, m.43), Varane, Sergio Ramos, Mendy; Casemiro, Valverde (Modric, m.69), Toni Kroos; Marco Asensio (Rodrygo, m.81), Benzema y Vinicius.

Goles: 0-1, m.5: Fede Valverde. 1-1, m.8: Ansu Fati. 1-2, m.63: Sergio Ramos, de penalti. 1-3, m.90: Modric.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Mostró cartulina amarilla a Casemiro (min. 19), Lenglet (min. 29), Nacho (min. 37), Jordi Alba (min. 62) y a Messi (min. 90+2).