A bote pronto

Ter Stegen renovará por el Barça

La actualidad del día viene marcada por el mismo signo de las suspensiones. Ahora le ha tocado el turno al acreditado torneo tenístico de Wimbledon que se celebra anualmente desde 1877 con el solo parón en las Guerras Mundiales. Y es que el coronavirus va camino de tener los mismos efectos demoledores.

Los organismos internacionales del fútbol, FIFA, UEFA y Conmebol, principalmente luchan para evitar el cierre definitivo de las competiciones en juego por la sangría económica que conlleva a los clubes. Ya se acepta tener que reanudar la competición y cada vez gana más peso la posibilidad de jugar sin público presencial e, incluso, modificando alguna competición con el fin de aliviar de fechas el calendario.  

Ya parece descontado que el próximo mes de mayo no podrá ser el de reenganche y, cuando proceda, se procederá a un tiempo de preparación física para los jugadores, que deberán entrenarse en grupos que irán creciendo gradualmente.

Las páginas y emisiones deportivas siguen cubriendo la información en base a especulaciones de futuro acerca de la composición de las plantillas el curso que viene, cuya fecha de inicio puede estar condicionada a las fechas de clausura de los campeonatos vigentes que pueden tener una prolongación elevada.

En el FC Barcelona preocupa la renovación del guardameta Ter Stegen a un año de la conclusión de su contrato. El fichaje del guardameta alemán, en el curso 2014-15, queda en el haber del entones director deportivo Andoni Zubizarreta.

En los postreros sesenta años por la portería del Barça han pasado excelentes guardametas. Los que más huella dejaron fueron Ramallets, Sadurní, Urruticoechea, Zubizarreta y Valdés. Ahora es Ter Stegen quien suscribe ese nivel de exigencia.

Luis Enrique solicitó un portero con experiencia en la liga española y fue fichado Claudio Bravo de la Real Sociedad para cubrir las espaldas al alemán. El chileno se ganó la titularidad en liga con unas actuaciones prodigiosas. En más de medio siglo de asistencia a los estadios, nunca vimos un cancerbero completar una temporada tan excepcional, donde sumó grandes aciertos y no se le recuerda error alguno.

Ter Stegen jugó la Champions League el primer año y se forzó su titularidad al siguiente curso en base a que el germano representaba el presente y el futuro bajo palos. El arquero andino emigró al Chelsea

Desde entonces, Ter Stegen se ha constituido en un valladar que ha dado muchos puntos en actuaciones memorables. Responde al nuevo concepto del puesto, con conocimientos del manejo del balón con los pies que garantiza una superioridad numérica, al ser recurrente su concurso en la salida del esférico.  

Nuestra memoria histórica nos lleva a Antoni Ramallets, que suplió a Velasco bajo palos en Les Corts. “El gato de Maracaná”, como le bautizara el primer Matías Prats de la saga por su actuación en el Mundial de Brasil de 1950, fue un portero mítico en la historia del Barça. Su luz se apagó en la famosa final de 1961 en Berna, conocida por la de los palos cuadrados. La fatalidad se conjuró para que aquel equipo de los Kubala, Kocsis, Czibor, Luisito Suárez, Evaristo, … sucumbiera ante un emergente Benfica de Aguas, Columna y Simoes, entre otros. 

Salvador Sadurní fue un excelente cancerbero que siguió los pasos de Ramallets. En su época, disputó la titularidad de la portería blaugrana con otros grandes porteros, habiendo coincidido en el tiempo con Pesudo y Miguel Reina, padre del actual Pepe Reina.

También le ocurriría al Real Madrid con el vasco Araquistaín, el canario Betancour y el catalán Vicente. Ahora, en tiempos actuales, resulta impensable que una plantilla acoja no ya un trio sino un dúo de calidad. Los blancos repetirían con Borja, Miguel Ángel y García Remón. Luego se alistaría Buyo 

Ter Stegen es titular indiscutible y ha tenido en Cillessen, primero, y Neto en la actualidad dos compañeros que no le han discutido su supremacía. La marcha de Cillessen del Ajax produjo la llegada a las filas de los ajacied de un portero procedente de La Masia, el camerunés André Onana, que ya ha alcanzado la titularidad y se doctoró el pasado curso en el estadio Santiago Bernabéu, en aquel 1-4 que apeó de la Champions League al Real Madrid con el ahora blaugrana Frenkie De Jong dirigiendo la orquesta holandesa.

El caso es que nadie ha echado en falta a Víctor Valdés, al que se le recuerda por formar parte del mejor Barça de la historia, del “sextete”, y también en el plano individual por su gran actuación en la final de París frente al Arsenal de Henry al que ganó todos “uno contra uno”.

La potería del Barça está garantizada por la solvencia de Ter Stegen, que aún no ha conseguido la titularidad en la selección donde compite con otro monstruo como Manuel Neuer

Hay tres porteros de gran futuro en el Barça B que responden a los nombres de Iñaki Peña, Sergi Puig y Arnau Tenas. Esta garantía puede llevar a considerar transferible a Neto, que llegó este curso en el trueque con Cillessen. Una operación con el Valencia que tuvo más de cirugía contable para el balance que argumentos deportivos.   

Con la más que probable renovación de Marc-André Ter Stegen, Mönchengladbach 30 de abril de 1992, un ciudadano barcelonés que utiliza medios públicos de transporte colectivo y el bicing municipal sin mayores divismos, el marco blaugrana quedará a buen recaudo para el próximo lustro. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barca universal

www.planetaDeporte.es