A bote pronto

Sine die

Continua el encierro obligado y necesario (permítasenos este término prestado del mundo taurino por su mayor contundencia) en una situación de provisionalidad sin fecha conclusa programada. En estas condiciones de crisis, el deporte queda paralizado y, con él, la enorme industria que lo circunda.

Los medios de comunicación que viven del traslado de esa información y su análisis, se aplican, con más voluntad y esmero que ingenio, a suplir con otras informaciones la ausencia de la actualidad resultadista.

De este modo, la anécdota circunstancial pasa a ser portada y nos transmiten a la opinión pública, por ejemplo, la habilidad de los futbolistas con un rollo de papel higiénico en funciones de balón redondo. Peor es cuando nos trasladan a los marcadores simultáneos y nos dan cuenta de la última hora de la enfermedad que hace mella en los agentes deportivos. Todo ello en un frenesí, actualizando datos, donde los muertos e infectados simulan goles.

Los JJ.OO. a celebrar en Tokio en el mes de junio también apuntan a la suspensión, aunque las autoridades políticas y deportivas sean reacias a adelantar la decisión. Caso de llevarse a cabo, los participantes no actuarían en igualdad de condiciones y, además, los registros deportivos serían menores debido a la labilidad de los atletas.  

España ha superado la barrera de los 800 fallecidos y, desgraciadamente, los números apuntan al alza de forma poco controlable. Italia, nuestro vecino país, ya ha superado en número de defunciones a China (3405-3425, datos de ayer), pese al enorme diferencial de población. El titular del rotativo catalán La Vanguardia, no puede ser más desgarrador: “El confinamiento se prolongará varias semanas”, lo que nos lleva a la cruda realidad, que los profesionales de la sanidad auguran, aunque los políticos traten de atemperar el mensaje a una población desconcertada.

Obviamente habrá un antes y un después de esta sacudida biológica y tenemos que prepararnos para una grave recesión con la economía mundial a precario, donde todas las referencias de coste y valor serán revisables. También las deudas de particulares y de países.

Cuando la preocupación de la gente apunta a la vida de las personas y a la obtención y conservación de los recursos que cubran sus necesidades vitales, entendemos que no debemos extraviarnos en analizar el futuro de temas menores, acerca si tal Club fichará a mengano, o tal otro venderá a zutano. Tampoco sobre la reanudación de las competiciones, que los optimistas ponen fecha y los más realistas las distancian del calendario.

Javier Tebas, presidente de LaLiga, está empecinado en acabar las competiciones, aunque se tengan de jugar cada 48 horas. Le secundan los responsables de los clubes que no ven la manera de cuadrar los números. Verbigracia, el FC Barcelona que ya contempla la posibilidad de un déficit presupuestario de más de 60 millones de euros.

En A Bote Pronto, no contribuiremos a expandir rumores o especular con el futuro para cumplimentar la columna diaria. La preocupación del lector y del que suscribe gira en otra dirección. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook:  Barça universal

www.planetaDeporte.es