A bote pronto

Sin fútbol no hay paraíso

El coronavirus ha obligado a la suspensión de todo el deporte y, por ende, incluido el fútbol. Hemos sobrepasado el primer fin de semana sin el balón como protagonista y cada aficionado lo ha llevado de la mejor manera posible, obligatoriamente recluido en casa por precepto legal. 

Recordemos la frase que se atribuye a Jorge Valdano: «el fútbol es la más importante de las cosas menos importantes”. En estos momentos de arresto colectivo domiciliario, el fútbol sería un elixir perfecto, dadas sus propiedades de entretenimiento y diversión que, a la vez, produce beneméritas dosis de distracción de los problemas reales y alivio.

En este régimen, dictaminado como estado de alarma por el Gobierno de España, en la que estamos asidos a la procura de un tránsito hacia la normalidad, sin conculcar los preceptos impuestos.

Por ello, como los músicos del Titanic, seguiremos diariamente A Bote Pronto comentando la actualidad deportiva, singularmente enfocada al FC Barcelona, aunque no haya competiciones.

Parece que los dirigentes deportivos españoles, al igual que ocurriera con los políticos, están a remolque de las decisiones que adoptan desde el exterior fronterizo. Es probable que las competiciones españolas puedan concluir abruptamente, pero no están claras las consecuencias deportivas, aunque sí son calculables las pérdidas económicas para los clubes, ya que verán mermados sus ingresos televisivos, además de las aportaciones propias ordinarias.

En el supuesto de clausura, hay que dirimir si el líder vigente es el campeón o se trata de una suspensión que borra los resultados parciales. Igual sucede con los puestos clasificatorios para las competiciones europeas del próximo curso y de los tres equipos que debieran bajar al infierno de la Segunda División. 

Puede buscarse una tercera vía que consista en reducir el número de partidos, bajo fórmulas de eliminatorias y, también, la concentración de partidos en un mismo escenario, bajo fórmulas de Final Eight o Final Four.  

LaLiga ha celebrado el 70% de los partidos con el FC Barcelona, actual campeón de las dos últimas ediciones, como líder con dos puntos de ventaja respecto al segundo el Real Madrid. Y descolgados quedan Sevilla y Real Sociedad con plazas europeas tercera y cuarto. 

Cierra la tabla el Espanyol, al que acompañaría el Mallorca y el Leganés en la indeseada ruta del descenso.

Si el coronavirus se controla en un tiempo no mayor a dos meses, se podrían jugar las competiciones iniciadas, que incluye la final de Copa del Rey entre los principales equipos vascos. Para ello podría alargarse ligeramente la temporada hasta el mes de julio, revisando los contratos de los futbolistas que acaban los contratos el 30 de junio procurando una prórroga exprés. La Eurocopa de Naciones, prevista en el calendario para este verano, podría aplazarse un año, sin mayor trastorno. 

Muchas opciones abiertas, para tratar de obtener la menos lesiva para todos. Será aquella que mejor salvaguarde los intereses deportivos y económicos de las entidades y el legítimo orgullo de los aficionados. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook:  Barça universal

www.planetaDeporte.es