A bote pronto

Se estrena LaLiga y el Barça juega un amistoso

La Federación Española y LaLiga siguen a la greña, o, lo que es lo mismo Luis Rubiales y Javier Tebas. De manera que ha tenido que intervenir el Consejo Superior de Deportes, a través de su presidenta Irene Lozano, para suspender momentáneamente los partidos de la primera jornada del campeonato que estaban programados para el viernes y el lunes.

Esta suspensión es un aplazamiento provisional en tanto en cuanto lo litigantes no solucionen el conflicto y la lucha interna de intereses, o bien, se haya convenido una resolución a instancias superiores.

De manera que el aldabonazo de principio de la nueva edición de LaLiga lo darán el Éibar y el Celta a primera hora de la tarde sabatina. Retardarán su participación los cuatro equipos que jugarán la Champions League, ya que por compromisos vencidos tuvieron menos tiempo de preparación para la nueva temporada.

Entre ellos, está el Barça que tiene programada para la tarde su debut en un partido amistoso ante el Nàstic de Tarragona que se jugará en el estadio Johan Cruyff de la Ciutat Esportiva Joan Gamper. Con la novedad de que los futbolistas no podrán ducharse en el propio recinto por la normativa derivada de la aplicación del Covid 19. Tendrán que asearse en los servicios de las instalaciones adyacentes.

Podremos observar los primeros movimientos de Koeman, algunas de cuyas intenciones ha dejado entrever en estas dos semanas de entrenamientos. No jugará Ansu Fati, que recibió una contusión en la cadera derecha y sobre su alcance temporal el parte médico se remite a que “su evolución marcará su disponibilidad”. Cómoda muletilla que está de moda incorporarse a los partes médicos y que sirven para declinar el pronóstico sanitario sobre el tiempo de baja.

“Se entrena como se juega” es una máxima hecha suya por el técnico holandés, el cual ha afirmado públicamente su satisfacción por el esfuerzo y trabajo de sus jugadores. Se han ido filtrando las intenciones de Koeman con respecto a la táctica empleada, así como a la disposición táctica ya con datos nominales.

Es muy probable que Luis Suárez y Arturo Vidal, pendientes de la rescisión de sus contratos, no se vistan de corto, mientras el resto de hombres disponibles se repartan los minutos, entre ellos Leo Messi, en una más que probable participación masiva.

El crack ha vuelto a los entrenamientos concienciado que su decisión primigenia no cumplida ha causado desasosiego y desarraigo en la masa social. Sabe que la mejor terapia disponible es con el balón para volver a enamorar. Ha intensificado los entrenamientos e, incluso, asistido a alguno voluntario, aunque estuviera eximido.

Ha mostrado una sonrisa en el cumplimiento de su tarea, que ha abierto las expectativas a que su festejo con el Manchester City sea aparcado definitivamente. Sus declaraciones en clave blaugrana al periodista Rubén Uría para Goal.com fueron contundentes y abrieron brecha. También en una directiva que se pasó el trágala: «Hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada. Se van haciendo malabares y tapando agujeros».

Del argentino, principalmente, depende revertir la situación y que haga crecer futbolísticamente a la savia nueva encarnada por Ansu Fati, Riqui Puig, Trincao, Pedri, …

El coronavirus nos ha llevado a que la presentación del Barça del nuevo curso no se haga en el suspendido Trofeo Joan Gamper y que haya mutado el escenario del magno Camp Nou al nuevo estadio Johan Cruyff de la Ciutat Esportiva. Con el testigo de los televidentes que podrán seguir el partido por las cámaras de la televisión del Club, Barça TV y por TV3.

Para el Barça, la liga comenzará dentro de dos semanas. Tiempo que queda para ultimar muchos flecos sueltos en la plantilla de Koeman. Hoy es un aperitivo. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es