A bote pronto

Pjanic, moción anti-Bartomeu y salidas enquistadas

Empezó la liga eximiendo a cuatro equipos que, por prolongar sus campeonatos europeos, concluyeron la atípica temporada anterior más tarde. Supuso el aplazamiento de solo tres partidos, porque Sevilla y Atlético estaba programado que compitiesen entre sí.

Así pues, Barça, Madrid, Atlético y Sevilla, que este curso jugarán la Champions League, ultiman su puesta a punto con partidos amistosos intrascendentes. En última instancia, jugaron los blancos frente al Getafe que obtuvieron una holgada victoria por 6-0 y que resultó oculta por expreso deseo de Zidane de privar la entrada de cámaras de televisión, ni siquiera las del propio Club.

El Barça jugó frente al Nàstic de Segunda B, hoy lo hará frente al Girona de Segunda A y completará el ciclo este fin de semana que recibirá a un Primera histórico, como es el cuadro blanquiverde del Elche, en el marco del Trofeo Joan Gamper y en un calculado incremento de la dificultad.

El accidentado campeonato del curso pasado, tras la prolongada suspensión, produjo un cambio de líder y un nuevo campeón con un reglamento modificado por las circunstancias. Esta edición, casi enganchada en el calendario a la pretérita, se ha abierto de forma asimétrica y con temores acerca de su evolución, circunstancia del efecto del virus cuyo alcance no está determinado por la Sanidad mundial.

Seguimos a la espera del antídoto en forma de vacuna que nos libere del mal. En el entretanto, la lista de damnificados sigue una preocupante carrera ascendente, que nos modifica el comportamiento humano para cambiar la prelación del orden natural.

No obstante, como la orquesta del transatlántico Titanic, la vida ha de continuar para establecer una comparativa con la normalidad. Esa que se ha llamado “nueva normalidad”, que no es otra cosa que la aplicación de una serie de restricciones que debemos observar con vocación y resignación franciscana.

Así pues, en esta columna de A Bote Pronto deportiva, y esencialmente futbolera, nos seguimos ocupando de la actualidad del balón redondo que nos distrae de otras tribulaciones, ya que el consumo de la dosis de ocio es indispensable en el ser humano. Aunque sea para combatir situaciones de angustia como las que estamos padeciendo.

La última hora deportiva en la esfera culé nos da cuenta de la presentación de Miralem Pjanic en el FC Barcelona, con posterioridad a los de Pedri y Trincao, pese a que les antecedieron en el tiempo. Consecuencia del proceso vírico que padeció el bosnio, que llega en plena madurez, cumplida la treintena y se barrunta con plaza de titular.

Dejen salir antes de entrar y el Barça está por la labor de adelgazar su amplia nómina de nombres prescindibles, lo cual presenta diferentes grados de dificultad. Tras Arthur Melo y Rakitic, está en la rampa de salida al Inter de Antonio Conte el chileno Arturo Vidal, pero aún quedan diez casos por resolver en la secretaría técnica para cumplir los deseos del técnico Ronald Koeman y aliviar las dificultades de tesorería del CEO, Òscar Grau. 

Suárez, Umtiti, Júnior, Miranda, Todibo, Wagué, Rafinha, Oriol Busquets, Matheus y Braithwaite están pendientes de su situación. Y aún se podría añadir algún nombre más, pues Neto, Semedo y Aleñá podrían engrosar una lista que se completa con jóvenes del filial en busca de destino como Collado y Monchu.

Al meteórico crecimiento de Ansu Fati, se sumó Pedri fichado del equipo insular de Las Palmas, ambos con 17 años y emerge la figura de un tercero que responde al nombre del juvenil Konrad de la Fuente, que ya está previsto que juegue este curso con el filial del Barça B

Koeman lo hizo debutar en el primer equipo en el último amistoso y hay depositadas las máximas esperanzas en un jugador de banda, rápido, técnico, con visión de juego y goleador. Se trata del primer futbolista estadounidense en vestir la camiseta blaugrana. Noticia que ha suscitado el interés norteamericano y ya se atisba un seguimiento especial del fenómeno.

Mañana jueves concluirá el proceso de recogida de firmas para presentar la moción de censura contra la directiva de Bartomeu. Especulan que rondarán la exigencia numérica de las 16.521 firmas y los grupos integrados están haciendo un tour de force con desigual predicamento. Aunque no llegaran a las cifras requeridas, sería deseable que estas papeletas de adhesión se depositarán en el Club para dar verisimilitud a las cifras publicitadas. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es