A bote pronto

Olímpicamente, el Real Madrid finalista

Se inició la Supercopa de España, un torneo concebido para campeones y el Real Madrid, uno de los invitados, clasificado tercero en la liga y solo semifinalista de la Copa del Rey, igual que el Betis – descartado por aplicarse un criterio de palmarés deportivo -, llegará a la final desnaturalizando conceptualmente la competición.

Un torneo, antaño solo de campeones, con la excepción única cuando los títulos los acaparaba un mismo equipo, como ocurriera el año pasado en Tánger con el FC Barcelona como doble campeón. El rival fue el Sevilla FC, en su calidad de subcampeón de la Copa del Rey.

Hoy jugará el campeón de liga, el FC Barcelona, contra otra de los convidados a la fiesta, el también equipo madrileño del Atlético. De esta adaptación de Final Four se quejó, o dejó entreverlo, Ernesto Valverde en su rueda de prensa, lo que provocó que el futbolista madridista Carvajal, de natural deslenguado, entrara al trapo, con la moral del pase de su equipo a la final.

Este primer partido competitivamente solo duró un cuarto de hora. Tiempo que tardó el Real Madrid para marcar el primer gol y poner una barrera imposible pero el endeble y desdibujado Valencia. Fue un gol olímpico y pícaro.

Albert Celades había apostado por el meta Jaume Domènech que había jugado unos buenos partidos supliendo al lesionado Cillessen que ya estaba a disposición de su entrenador. Le salió mal la elección, pues el guardameta valencianista fue el principal culpable del primer gol encajado, en una inacción impropia del fútbol profesional.

Los chés reclamaron al árbitro Gil Manzano una probable falta de Jovic en una disputa aérea e, incluso, que el serbio fuera el último en tocar el balón. Ni lo uno ni lo otro, el colegiado extremeño señaló córner y Kroos, viendo al portero y defensas discutiendo la jugada con el trencilla, lanzó pícaramente desde la esquina directamente a gol, salvando el último intento torpe de Jaume que pone las manos hacia dentro para ratificar el gol.

El Real Madrid ya había hecho la faena ante un campeón de Copa demasiado vulgar y enredado en la telaraña impuesta por Zidane con cinco centrocampistas y un solo delantero. Los merengues nunca perdieron el control del partido y jugaron plácidamente ante un rival que no encontró su lugar en el campo. Repitieron goles Isco y Modric.

Con el tiempo a punto de expirarse y la suerte echada, Gil Manzano no tuvo inconveniente en ofrecerle un penalti al Valencia, tras revisar una jugada en la que el balón da en el brazo de Ramos. La duda que se suscita es si con un marcador igualado la decisión sancionadora hubiera sido la misma.

Sin la delantera titular, Bale-Benzema-Hazard, el entrenador francés prescindió de los noveles Vinicius y Rodrygo, en beneficio de los centrocampistas y la jugada le salió bien. Prácticamente sin despeinarse y con un día más de descanso acudirá a la final.

El partido suscitó menos expectación de la anunciada y la entrada no llegó a cubrir los dos tercios del aforo. No parece que sea el caso de la semifinal de hoy, pues el FC Barcelona con Leo Messi resulta mucho más atractivo y mediático. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper

www. planetaDeporte.es

 

Valencia 1 Real Madrid 3, protagonistas y goles

Valencia FC: Jaume Domènech; Wass, Garay, Gabriel, Gayá; Kondogbia (Maxi Gómez, m.57), Parejo, Coquelin (Rubén Sobrino, m.83), Soler; Ferrán Torres y Gameiro (Cherychev, m.69).

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy (Marcelo, m.71); Casemiro, Kroos, Modric (James, m.75), Valverde; Isco y Jovic (Mariano, m.83).

Goles: 0-1, m.16: Kroos. 0-2, m.39: Isco; 0-3, m.66: Modric; 1-3, m.91: Parejo, de penalti.

Árbitro: Jesús Gil Manzano. Mostró tarjeta amarilla a Casemiro

Incidencias: encuentro semifinal de la Supercopa de España disputado en el estadio King Abdullah Sports City ante 40.877 espectadores.