A bote pronto

El mundo gira en torno al Covid 19

Se cumple el décimo tercer día de confinamiento forzoso y toda la información gira en torno al maldito virus que nos ha cambiado la vida al paralizarse toda actividad y que llevará consigo, cuando pase la pandemia, modificaciones de algunos comportamientos.

Muchos habrán descubierto que el teletrabajo es posible más allá de la excepcionalidad y cobrarán más valor los pisos domésticos grandes que permitan de disponer de un espacio privado a modo de puesto laboral.

La economía, el avance tecnológico y la concienciación acerca de la conciliación familiar consolidarán a incrementarse estos nuevos hábitos en la población.

Forzosamente muchas reuniones se están efectuando sin la presencia física de los concurrentes en el mismo espacio físico. Coinciden en el tiempo y la conexión se establece por skype. Se pierde en proximidad, pero se gana en capacidad de convocatoria y a costes empresariales ostensiblemente menores.

En el ámbito familiar muchas personas cumplimentan el audio con el video, pues además de oír a sus seres queridos, quieren tener la constatación de la imagen en movimiento. Sabían de su aplicación posible en nuestros propios celulares y a precio cero, pero no lo habían llevado a cabo, al menos con la regularidad ahora establecida.

En España no ha llegado al pico más alto del virus y los datos de afectados continúan siendo alarmantes en presente y preocupantes en futuro por su escalada alcista.

Se alzan voces en favor de la vida, mientras otros que la creen tener asegurada, se preocupan más por la economía futura que dañará irreversiblemente muchos balances de comercios y empresas con una directa aplicación a las familias.

Es bueno preocuparse de cómo construir el futuro para anticiparse a la severa problemática que nos invadirá, pero la urgencia nos lleva a concentrar todas las energías en el presente para superar este latigazo impúdico a la humanidad.

Advertimos que la proliferación y expansión de virus bacteriológicos pueden ser más mortales que las guerras convencionales. Biólogos de todo el mundo, con respaldos económicos de afamadas industrias farmacéuticas luchan por descubrir el antídoto, la vacuna milagrosa que salve a la población.

Más de tres mil millones de personas que habitan en el planeta están confinadas en sus domicilios y los lugares públicos ofrecen un aspecto desolador. Una medida de protección unánimemente aceptada que, sin embargo, altera sustancialmente nuestra cotidianeidad.

En este paréntesis global, todas las referencias marginales a la preocupación principal parecen frívolas. Sin embargo, para equilibrarnos emocionalmente, debemos sujetarnos a ellas para elaborar planes de futuro inmediato.

Soñar con un fin de semana viajero con la pareja, con tomar un aperitivo en la terraza del bar con amigos, disfrutar de un espectáculo y recordar lo vivido con el optimismo de recuperarlo, nos hace sentir más ligados a nuestros referentes más cercanos. Nosotros somos el presente, aunque también ejercemos de protagonistas del mañana.

En ese escenario reiterativo de las últimas fechas, los medios audiovisuales se han adaptado a las tertulias por skype. Solo trabajan, prácticamente, las personas adscritas a servicios esenciales. 

Entre esos servicios esenciales está el de la Comunicación y así los periodistas cubren la información volcados en la palpitante actualidad. Hay medios especialistas que se ven diezmados porque sus registros han pasado a opciones secundarias en la consideración de sus clientes.

Verbigracia, los diarios deportivos, los programas deportivos de radio y televisión, las webs temáticas que giran sobre el deporte, padecen esta pérdida de interés informativo. Es el caso también de www.planetaDeporte.es  y de esta columna de A Bote Pronto que debe actualizar contenidos para no aislarse del interés general y seguir gozando del seguimiento de sus fieles lectores.

No hay competiciones y, por lo tanto, se pierde la información principal y la opinión que circunda a los resultados. La actualidad se circunscribía al cese anunciado de las distintas competiciones y la ocupación del espacio actualmente se basa en especular sobre trasvase de protagonistas de un Club a otro o sobre las fechas del posible reingreso a los torneos o su suspensión definitiva. 

Con todas las opciones abiertas, esos rumores se solapan y se contradicen diariamente. De ahí que nosotros ya anunciamos que nos desmarcábamos de esa práctica.

Si no hay información contrastada, mejor rememorar registros pretéritos. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook:  Barça universal

www.planetaDeporte.es