A bote pronto

Miscelánea blaugrana

Al aficionado culé local le está fallando la ilusión y la asistencia al Camp Nou está menguando en los últimos partidos. En parte, también por la impertinencia horaria, fruto de un trato desigual. Aunque este Barça es poco reconocible con el equipo que está dominando en España con autoridad en los últimos lustros.

El mercado de invierno está concebido para regularizar las urgencias en la inmediatez y no como programación de futuro y Abidal ha equivocado los conceptos, adquiriendo fichas de futuribles figuras. Lejos de fortalecerse en la emergencia, el Barça se ha debilitado, extraviando en el camino a cuatro futbolistas – Wagué, Todibo, Aleñá y Carles Pérez -, lo cual adelgaza peligrosamente una plantilla que todavía disputa las tres competiciones en curso.

Un grupo de solo 19 futbolistas, asimilando ya a Fati que tiene ficha con el filial. Para el partido decisivo de cuartos de final de la Copa del Rey en San Mamés, Quique Setién padece las bajas de Dembélé y Luis Suárez, lesionados. Para el próximo partido de liga en el estadio Benito Villamarín, es segura también la ausencia de Gerard Piqué por sanción. En el caso más favorable de que no se incremente el número de bajas, el cántabro atenderá el compromiso liguero ante el Betis con 14 jugadores de campo y 2 porteros del primer equipo, debiendo completar la expedición con futbolistas del Barça B, que están compitiendo por los puestos de ascenso a la Segunda A

Solo los resultados favorables pueden salvar esta situación de caos y será importante el protagonismo de los futbolistas del filial.

La ilusión del barcelonismo tiene nombre propio en Ansu Fati. Con Setién ha conseguido la quinta titularidad consecutiva y ello ha derivado en mayor confianza, elevando las prestaciones. Pero no se puede vender el futuro a la suerte de un chaval de 17 años. Con sus dos goles ante el Levante ha vuelto a mostrar su precocidad.

Descuella también el nombre de Piqué al que le mostraron la decimocuarta tarjeta de la temporada, lo que viene a resultar una cartulina cada dos partidos. Ya suma el doble que el pasado curso. El rendimiento del catalán, a sus recién cumplidos 33 años, sigue siendo estimable y esta circunstancia sancionadora es propia del sistema defensivo del que es víctima.

Cuando se pensaba que la recuperación física de Ousmane Dembélé estaba en su recta final, ha habido un nuevo retroceso que cuestiona su reaparición en los octavos de final de la Champions League, al menos en el partido de ida en Nápoles. Solo quedan tres delanteros y los refuerzos en esa línea atacante del Barca B no acreditan solvencia contrastada. 

En el post partido del domingo, ya con el mercado de invierno cerrado, Ivan Rakitic alivió sus tensiones ante las emisoras de radio y luego con las cámaras de televisión, aunque de forma más suave y matizada. Sus reproches tuvieron un destinatario claro en la figura de Valverde, si bien con “el txingurri” acabó de titular y con Setién ha registrado dos suplencias. La actitud de balcánico no fue la mejor, aunque es común el egoísmo de los futbolistas que se creen que han de jugar siempre y causan una falta de respeto hacia los compañeros que trabajan para el mismo fin.   

El Atlético ya trabaja para el próximo curso, la incorporación de Rakitic, última temporada con contrato en vigor, firmado con el Barça. No tenemos motivo para dudar de la profesionalidad del centrocampista para competir al máximo en el resto del presente curso.

En esa búsqueda de nuevos ingresos de los llamados atípicos y que el tiempo los recalifica como típicos, el directivo Dídac Lee, experto en las nuevas tecnologías, ha presentado un proyecto para poner en valor los 350 millones de seguidores digitales que tiene el Club. Calcula en el próximo quinquenio triplicar los cien millones actuales de facturación.

Y no podemos acabar esta miscelánea sin hacer mención y reconocimiento al jugador Víctor Tomás, capitán del equipo de handbol, que ha anunciado su retirada a fin de temporada. La causa se debe a una recomendación médica por problemas cardíacos. Toda una vida en el Club de sus amores y su camiseta con el número ocho será retirada, según manifestó el presidente Bartomeu, presente en la multitudinaria rueda de prensa que contó también con la asistencia de muchos de sus compañeros, incluso de otras secciones profesionales. Suma 67 títulos oficiales y que puede alcanzar los 70. Para llegar a esa cifra mítica, habría que renovar la Champions League, conquistada, como el equipo de fútbol, en el año 2015. Mucha suerte al bravo capitán.

En época de turbulencias, el mejor analgésico es la victoria. La de este jueves en “La Catedral” bilbaína, tendría el valor añadido de la clasificación para las semifinales del tercer torneo en importancia. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper

www. planetaDeporte.es