A bote pronto

Messi, Bartomeu y Ansu Fati

Aún no ha amainado el ciclón informativo provocado por Messi y su decisión forzadamente revocada. El astro argentino pasará las pruebas del PCR en el día de hoy en la Ciutat Esportiva, para incorporarse al trabajo grupal en fecha de lunes, salvo impedimento médico.

El “affaire” ha creado una escisión en los aficionados y en la opinión publicada. Bartomeu y Messi han quedado tocados y cuestionados. En el caso del presidente, las consecuencias inmediatas es la puesta en marcha de una moción de censura que cuenta con la firma colegiada de la mayor parte de la oposición. Messi tiró con bala: «no hay proyecto ni hay nada».

El mandatario ha dado la callada por respuesta y no ha entrado al trapo, una vez conseguido el objetivo principal de no dar el brazo a torcer y mostrarse firme en su criterio y decisión.

Han firmado la moción, los precandidatos Joan Laporta y Víctor Font, ofertas duplicadas que representan al nacionalismo catalán. Su objetivo, difícil en estos tiempos de forzada ausencia del público en los estadios, es reunir las 16.520 papeletas que se precisan y que se corresponde con el 15% de la masa social blaugrana.

La segunda fase, si se supera la primera, sería conseguir una aceptación de los socios en una proporción de dos tercios. Circunstancia preceptiva para derrocar al presidente que con amplitud ganó las últimas elecciones.

Esta decisión, en la que el socio y también precandidato Jordi Farré tomó la iniciativa, no parece muy sensata, atendiendo que este marzo el Club ya ha anunciado la convocatoria de elecciones. Este proceso, incriminatorio de unos y otros, puede perjudicar al Club en un año que se ha unido al fracaso deportivo, un balance económico que demuestra debilidades, consecuencia del Covid 19.

Con Messi confirmado, Koeman recupera la idea de formar un equipo potente bajo la estela luminosa del astro, que ha prometido trabajar a fondo para conseguir los éxitos deportivos que faltaron este curso recién acabado y que le causó tanta frustración individual.

Pero Koeman, que tiene una brillante carrera deportiva más como jugador que como entrenador, no es un titiritero y a lo largo de su trayectoria ha demostrado personalidad y criterio propio.

Entre los descartes anunciados están los amigos de Messi, Luis Suárez y Arturo Vidal, ambos a un paso del calcio y las expectativas sobre sus relevos no parece que estén en la onda del argentino.

El técnico holandés prefiere a su compatriota Georginio Wijnaldum por delante de Thiago Alcántara y a Memphis Depay sobre el pibe Lautaro Martínez. A la directiva le favorece esta prelación porque el mercado otorga más asequibilidad económica. Aunque es fácil deducir que las apetencias de Messi vayan en sentido contrario.

Tampoco rema a favor, la fijación de Koeman y su nuevo equipo en el que está el rescate de Albert Roca, en la exigencia rigurosa del entrenamiento físico con el objetivo de una apuesta por una mayor intensidad del juego.

Vidal saldrá gratis y dejará pérdidas contables al tener un contrato prorrateado a tres años que el Club anticipa a voluntad. Al revés de lo que ocurriera con Paulinho, su antecesor. Claro que la diferencia es notaria, pues el brasileño tomó la iniciativa de irse al fútbol chino y la marcha del chileno es razón de la decisión deportiva de Koeman que le notificó que no contaba para su proyecto.

Al margen del mundo blaugrana, concurren otros acontecimientos, aunque los que se refieren a la remodelación de las plantillas llegan al ralentí.

Jugó España contra Alemania en Sttugart en la segunda edición de la Liga de Naciones, un invento que unifica los partidos amistosos entre las grandes citas, para darles un baño de oficialidad.

Después de nueve meses, Luis Enrique retomó la actividad con la selección española y llevó a cabo una importante renovación, también facultada por las bajas. Entre ellas, las de Asensio, OyarzabalAdama Traoré. A final, un satisfactorio empate a un gol, que da crédito al proyecto.

David De Gea recuperó la titularidad bajo los palos frente a los germanos, en perjuicio de un Kepa en capa caída al que el Chelsea le busca recolocación. Se mantienen como pilares los veteranos Ramos y Busquets. Hubo varios debutantes, entre ellos Ansu Fati con solo 17 años y se convierte en el segundo jugador más joven de debutar en la historia de la selección española.

Del jugador de La Masia, Luis Enrique vertió grandes elogios y lo considera un jugador especial con enormes cualidades. Marcó un gol de un buen cabezazo en posición de nueve, pero se lo “quitó” Ramos con una entrada previa al defensa al que tumbó de un manotazo a la cara, en lo que pareció una agresión, aunque no fuera juzgada como tal, pero sí como falta que invalidaba el remate del delantero que hubiera supuesto el empate. Igualada a la que se llegó, in extremism con un remate del lateral Gayà en tiempo de prolongación.

Hoy domingo en el estadio Alfredo Di Stéfano vuelve la selección que se enfrentará a Ucrania. El tema Messi y, en menor escala “la roja” han desviado la atención sobre un escándalo mayúsculo que tiene por protagonistas a Eden Hazard, al Real Madrid y al Chelsea.

Resulta que el fichaje del belga de 29 años y a un año vista de expirar su contrato, costó 160 millones de euros y no 100, como había indicado Florentino Pérez. Turbio asunto que, por su gravedad, retomaremos en próxima edición. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es