A bote pronto

Más portadas para Ansu Fati

Es el fútbol un deporte colectivo, pero que necesita de referencias individuales. Obviamente, Leo Messi es el gran emblema del Barça en los últimos tres lustros. Al astro se le está acabando la gasolina inexorablemente, ya que cumplió en junio la edad de Cristo y es hora de mirar el futuro considerando que aún es líder del presente, al menos en el curso 2020-21.

El pasado curso, Ernesto Valverde nos sorprendió a todos con la irrupción en la primera plantilla de un adolescente de dieciséis años que respondía al nombre de Ansu Fati, de origen bissau-guineano. A lo largo del curso fue requerido para suplir ausencias de titulares y marcó goles, causando unas grandes expectativas.

Jugador de juveniles, estaba previsto su salto al Barça B, pero su ascenso fue tan meteórico que firmará por el primer equipo el contrato profesional sin haber debutado en el filial. Debió haber jugado como refuerzo la promoción a Segunda A, pero Quique Setién lo retuvo en la primera plantilla para no hacer uso preferente y duplicar fiascos.

Ya con diecisiete años, el seleccionador estatal Luis Enrique le ha llamado para la primera selección y debutó el pasado día tres en la segunda parte frente a Alemania. En media hora dinamizó al equipo y se ganó el puesto de titular frente a Ucrania en el estadio Alfredo Di Stéfano.

Ha sido pieza esencial en la convincente victoria por cuatro goles a cero ante los ucranianos. Ha efectuado una primera parte excelente. En el segundo 87 desbordó por su banda y fue objeto de un claro penalti, que transformó Sergio Ramos. Al ser producto de una brillante jugada individual, el capitán hubiera podido tener la generosidad de ceder al joven el lanzamiento, máxime cuando le privó el partido anterior de estrenarse como goleador al anularse la jugada por una falta suya a un defensa, al que apartó de un grosero manotazo.

El delantero de La Masia estuvo muy activo durante todo el partido y alternó el extremo y la posición más centrada, cediendo la banda para las correrías de Reguilón.

Por dos ocasiones tuvo el gol. En la primera tras un prodigioso recorte disparó demasiado cruzado. Después se permitiría una plástica y efectiva chilena que sacó el defensa con una mano pegada al cuerpo.

A la tercera fue la vencida, en una primorosa acción individual donde se procura el espacio para rematar delicadamente con rosca a la cepa del palo.

Ansu Fati a sus 17 años y 311 días supera hoy a Wayne Rooney (17 años y 317 días) y se convierte en el goleador más joven de cualquier selección europea que se haya proclamado campeona del mundo.

Todos son parabienes para la refulgente estrella, que se producen desde todos los ámbitos. Josep Maria Bartomeu y la secretaria técnica tienen preparado un nuevo contrato donde se eleva a 400 millones la cláusula de revisión. Luis Enrique ha resumido sus impresiones sobre el jugador: «Ansu Fati está muy contento y tiene motivos. Sólo tiene 17 años y ha de madurar, pero que en su segundo partido con la Selección se atreva a hacer todo esto… Aporta trabajo y humildad. Ha entrenado a un ritmo altísimo y me alegro que se vaya a casa con esta alegría».

Esta eclosión con la camiseta de “la roja” pudiera complicar la renovación del contrato, si el padre del jugador Bori Fati solicita una revisión de las cifras económicas.

En esta convocatoria de Luis Enrique hasta seis futbolistas tenían la divisa de La Masia: Sergio Busquets, Thiago Alcántara, Dani Olmo, Éric García, Adama Traoré (baja a última hora) y Ansu Fati. A éste último, el Telediario de mediodía de TVE dio como única referencia el que a los siete años llegara a Sevilla, obviando su pertenencia barcelonista y su paso por la Escola de Formació Oriol Tort del Centre de La Masia. Lo cual destila poco criterio periodístico y más de bufandas. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es