A bote pronto

Marcados por la pandemia del siglo XXI

En primera instancia, el confinamiento de la población debía de ser una quincena, que a casi todos nos pareció irreal por escasa. Efectivamente, el Gobierno anunció una prórroga por un mismo período que, ahora, complementa con el encierro domiciliario a todos los trabajadores de actividades no esenciales, desde este lunes 30 de marzo al 9 de abril que coincide con el Jueves Santo, lo que en realidad alarga la inactividad hasta el martes 14 de abril, festivo para diversas comunidades autónomas que celebran el Lunes de Pascua que sigue al Domingo de Resurrección.

Esta fecha, de fuerte connotación política al corresponder con el 89º aniversario de la instauración de la II República Española, puede sufrir una nueva ampliación, según aconsejen los profesionales de la investigación médica.

Estas medidas anunciadas por el presidente español Sánchez están en línea con las reclamadas por el president catralán Torra, al que, en última instancia, se unieron sus homólogos de otras tres Comunidades. Tendrán vigor oficial desde hoy domingo en que una reunión extraordinaria de ministros en La Moncloa aprobará el decreto.

Ayer sábado asistimos desde el sofá domiciliario a una nueva comparecencia del presidente del Gobierno en donde focalizó en Europa la solución del problema y reclamó medidas conjuntas y esfuerzo económico solidario ante la grave recesión económica y financiera que se avecina.

La preocupación prioritaria debe concentrarse en la salud y la última hora ya cifra en 6500 fallecidos en España por el virus maldito. Una crisis expansiva que afecta a la propia existencia humana.

Tras el fiasco de la última entrega de material sanitario que tuvo que ser devuelto a China por falta de homologación y que ofrecía resultados poco fiables, hoy se espera que lleguen diez mil equipos de protección procedentes de la República Checa.

Y en plena lucha titánica contra el virus, no escasean las voces mediocres de la oposición tratando de cobrar crédito político a la excepcionalidad del momento.

Este virus prioriza toda la información al ser la principal preocupación de la población mundial y relativiza otras actividades no vitales y que tienen que ver con el ocio. Ello nos obliga a modificar enfoques y contenidos a los medios especializados en sectores de entretenimiento. Y en esa escala está el deporte, con el fútbol a la cabeza. A pesar que, por la ingente masa dineraria que mueve y por el impacto social que promueve, su análisis e incidencia sobrepasa el ámbito del deporte y sus alusiones se convierten en crónicas de sociedad.

Los números del Barça

Esta Institución, referente mundial, dispone de quince secciones deportivas, de las cuales seis de ellas son profesionales. El Barça ha sido la primera entidad deportiva de superior rango en gestionar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que esta próxima semana presentará ante el Departament de Treball de la Generalitat de Catalunya, con fecha retroactiva del 15 de marzo cuando se publicó en el BOE el Estado de Alarma.

El president Bartomeu cuenta con la buena disposición mostrada en las redes sociales por los capitanes de secciones: Ante Tomic, Víctor Tomás, Aitor Egurrola y Sergio Lozano que representan, respectivamente al baloncesto, handbol, hockey y fútbol sala (futsal).

Se espera aún llegar a un acuerdo con los futbolistas, que acaparan más de un cincuenta por ciento del presupuesto de club. Los jugadores son renuentes con matices, pero la fuerza social gira en su contra y será decisiva para que acepten esta rebaja sustancial. Un desacuerdo no implicaría que el Club no tirara hacia adelante su pretensión amparada por la ley promulgada.

Bailes de fechas

En plena batalla para vencer el virus, sigue el conflicto de elección de fechas para la reanudación de las competiciones, tanto a nivel nacional como internacional y que afecta al calendario de clubes y de representaciones nacionales.

El cambio de más calado afecta a los Juegos Olímpicos de Tokio que se retardan un año y queda pendiente la negociación de fechas que, incluso, puede alterar la estación.

En el afán de salvar la temporada de clubes al completo, se estudia un nuevo calendario que puede alterar la confección del curso venidero.

No nos ocuparemos más de ello en base a especulaciones. Básicamente, porque todo fundamento queda supeditado a la incidencia del virus que, desgraciadamente, marca el destino por delante de la voluntad humana. O así piensa nuestra pluma.


@albertgilper

Facebook:  Barça universal

www.planetaDeporte.es