A bote pronto

El Madrid y el VAR de la mano

A cinco jornadas del final y con quince puntos en juego, la ventaja del Real Madrid para alcanzar el título comienza a ser decisiva. Máxime, teniendo en cuenta que, además del diferencial de cuatro puntos, el goal average favorece al equipo blanco.

En la reanudación de la liga post Covid 19, los madridistas han sumado seis puntos más que los blaugranas, merced  al acopio de victorias de unos y de los tres empates de los otros. Sin embargo, los merengues no han estado solos, pues han tenido la colaboración inestimable de las ayudas arbitrales producidas en el terreno de juego y en la sala VOR de la Ciudad Deportiva de Las Rozas en Madrid, donde el VAR ha actuado con desdén y alevosía.

Estas incidencias, para escribirlo con elegante suavidad, se han sucedido a favor de los intereses deportivos del Real Madrid en cinco de los seis partidos. Solo ganó en buena lid al colista RCD Espanyol y por un solitario gol en el campo de Cornellà – El Prat.

En el estadio Alfredo Di Stéfano, ayer jueves frente al Getafe, las alarmas ya se encendieron en el octavo segundo. El colegiado Martínez Munuera, firme y raudo mostró la tarjeta amarilla al jugador Maksimovic, por un pisotón a Isco. Probablemente, un récord de precocidad.

En el minuto 44, hay un codazo intencionado de Casemiro que es impunemente ignorado, también por el VAR comandado por González Fuertes.

La inhibición del VAR en el área blanca se produjo en los minutos 19 y 35 con un protagonista común, el rudo defensa Dani Carvajal. En el primer caso, desequilibró a Mata y, posteriormente, se llevó por delante a Olivera en un salto sin pretender jugar el balón. Esta segunda acción fue un penalti claro, máxime según el listón que había puesto el arbitraje del martes en el Camp Nou con tres penas máximas sancionadas con un criterio muy riguroso.

Al final, en un partido igualado, donde los más destacados fueron los cancerberos, valió un solitario  gol de penalti – esta vez, justo – provocado por el mismo Carvajal ante el ingenuo Olivera.

Todo indica que se van a cumplir los deseos expresados por el presidente de LaLiga , Javier Tebas, que manifestó su voluntad de que ganara el campeonato un equipo de Madrid.

A los ojos del mundo deportivo, la que se auto proclama la mejor liga del mundo queda desnudada por las truculencias denunciadas y que no se le escapan a los observadores extranjeros. Penoso. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es