A bote pronto

Ligas y Champions sí, Eurocopa de Naciones, no

La UEFA convocó este martes pasado a las 55 federaciones nacionales y certificaron una decisión de calado y unas declaraciones de intereses, donde la voluntad queda por delante de los pronósticos.  

La noticia más importante es la definitiva suspensión de la Eurocopa de Naciones que se iba a celebrar en forma singular en doce sedes y que se ha aplazado un año. El organismo ha hecho caso de la opinión de las entidades y ha priorizado los campeonatos domésticos y las competiciones internacionales de los Clubes por encima de los intereses políticos y económicos que mueve el fútbol de selecciones nacionales.  

La Conmebol ha tomado las mismas medidas y la Copa América queda aplazada un año y se jugará en las mismas fechas (11 de junio al 11 de julio) que la Eurocopa. Por la diferencia horaria, los aficionados tendremos un empacho de partidos distribuidos en las veinticuatro horas del día.

Es en este nuevo escenario, que las ligas europeas tienen oportunidad de llegar a su fin y también la Champions League y la Europa League. En otro alarde de optimismo, se ha fijado nueva fecha para estos torneos. 

El 24 de junio la Europa League en el Arena Gdansk de Polonia, conocido comercialmente por el Stadion Energa Gdansk y el 27 de junio la Champions League en el Atatürk Olimpiyat de Istanbul. Para llegar hasta aquí no queda descartado que las eliminatorias que restan se jugasen a partido único.

Se pronostica que las ligas estatales puedan jugarse, si bien se deben comprimir algunas fechas, utilizando jornadas inter semanales no contempladas. Hay el recurso de alargarlo el mes de julio, pero ello topa con los derechos de los futbolistas que acaban contrato el 30 de junio y habría que gestionar su ampliación. Ello nos recuerda cuando los compromisos económicos situaban los vencimientos de las cambiales (las extintas letras) “a una feria” cuando no se podía determinar las fechas exactas. “Al término de las competiciones oficiales”, en un futuro, podría ser una cláusula que permitiera una fecha variable.

Se han ido cayendo los eventos programados, algunos aplazados y otros suspendidos, y queda el magno acontecimiento de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 cuyas fechas consignadas de julio y agosto siguen vigentes. De llevarse a cabo, muchos deportistas, acudirán con déficit de entrenamientos y las marcas registradas por los cronómetros acusarán esta ausencia de optimización de los recursos.

Se ha puesto un parche a la sangría económica que representaría terminar la temporada tan abruptamente, pero el peligro sigue latente, a la espera de la evolución del virus, que está viviendo en España los días de más intensidad como recogen las fatales estadísticas. Según Javier Tebas, presidente de LaLiga el quebranto global para los clubes europeos de una suspensión definitiva se cifra en 5000 millones de euros.    

En España se ha jugado algo más de un 70% de campeonato al quedar solo once jornadas por disputar. El líder es el FC Barcelona con dos puntos por encima del segundo clasificado el Real Madrid. A la vez fue, así mismo, el campeón de invierno. Cualquiera de estos dos criterios, pueden servirle, en la emergencia, para proclamarle campeón de liga y sumar el tercer campeonato consecutivo, como ya consiguiera en la primera y segunda década de esta centuria.

La decisión, llegado el caso, se consensuaría en marco europeo para aplicar el mismo criterio uniforme. Lo cual favorecerían más los intereses blaugranas que si lo deciden Luis Rubiales de la RFEF o Javier Tebas de LaLiga desde Madrid. Ambos están enfrentados en todo, pero con el Real Madrid como nexo común de sus sentimientos. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook:  Barça universal

www.planetaDeporte.es