A bote pronto

El liderato volvió al campeón

La victoria poco convincente del FC Barcelona ante una Real Sociedad magnífica, obligaba al Real Madrid a puntuar en Heliópolis para seguir ostentando la posición de líder, adquirida por su apurada victoria casera en el “clásico” y que había contado con la habitual sobrevaloración de la prensa servil local, acerca de las presuntas bondades del equipo blanco.

Todo parecía que el liderazgo sabatino culé era provisional, con fecha de caducidad a las 24 horas. Pero no. El Real Madrid resultó un líder efímero, con pies de barro que demostró mal de alturas.

La derrota pone al Real Madrid en su justa dimensión de equipo vulnerable y poco fiable, que en los últimos siete partidos ha cosechado tres derrotas y un empate casero. 

En la seguridad del Camp Nou, donde solo ha cedido dos puntos, por la igualada en el “clásico” de ida, está basando el Barça su primer puesto de la clasificación. Frente al cuadro de Imanol, estuvo en un tris en romperse la buena racha y un penalti providencial cobrado justamente por el VAR, sirvió para sumar una victoria beatífica, que no enmascara, pero difiere, urgencias deportivas.

Extraña que el Madrid de Zidane, históricamente acostumbrado a hincar el diente cuando ve sangre, saltara al estadio Benito Villamarín con tan poca fe, con abulia manifiesta en la que contribuyó su entrenador Zidane con una alineación estrafalaria, con el peón Lucas Vázquez de titular en detrimento de Valverde. El uruguayo se ha erigido en garante del medio campo defensivo en la dupla que forma con el roqueño Casemiro.

Los futbolistas cada vez mandan más, sobre todo las primeras figuras. Así, Piqué habló en el post partido de “debilidades”, referidas a la dirección del Club y Sergio Ramos admitió, sin ambages, que se habían acomodado y, en decisión unilateral, decidió que el penalti a favor lo lanzara Benzema. También Busquets se refirió días pasados a “una mala planificación” y Kroos mostró su enfado por su sustitución ayer, continuación de alguna suplencia más del alemán durante el curso.

Quique Setién se ha adaptado a la zona de confort y el trato hacia los jugadores denota esa dependencia que dista de su discurso inicial. Del dicho al hecho media un trecho y sus promesas sobre la utilización de la cantera blaugrana quedó en el baúl de los recuerdos. Solo los emplea con carácter testimonial para cubrir, obligado, los cupos de las convocatorias. Sus tácticas buscan la eficacia por encima del romanticismo. 

Al Real Madrid, ante un Betis que sumaba seis jornadas sin ganar, volvió a faltarle el gol. Solo marcó de penalti, y a su defensa le sobró veteranía y le faltó oficio en su improvisado lateral derecho Militao, que fue muy superado por un extraordinario Fekir, campeón del mundo con Francia

Dos catalanes y ex barcelonistas, Bartra y Tello, tuvieron protagonismo de distinto color. El de Sant Jaume dels Domenys estuvo turbio en defensa y marró una acción de gol clarísima al rematar, libre de marca, fuera de los tres palos que defendía Courtois. El de Sabadell, jugó la recta final del partido y anotó el gol de la victoria al superar en la carrera a Ramos y definir con calidad para salvar la cobertura de espacios en la salida del cancerbero madridista. 

El liderato blanco se ha reducido a una jornada y el Barça recupera la primera posición que debe mantener en las jornadas venideras, donde visita el estadi Son Moix para medirse al Mallorca y, recibe en la jornada vigésimo novena al CD Leganés, uno de los colistas. A la espera del gran compromiso de la jornada trigésima, donde los catalanes visitarán el feudo sevillista. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es