A bote pronto

LaLiga es cosa de dos

Quedan once partidos para finiquitar esta edición de LaLiga que algunos analistas han calificado de barata, en función de los puntos no sumados por los dos únicos equipos aspirantes a conseguir el trofeo, que no son otros que los tradicionales FC Barcelona y Real Madrid. 

Lejos han quedado las ligas de los cien puntos, aquellas dos que firmaron Tito Vilanova y Jose Mourinho en el banquillo y Leo Messi y Cristiano Ronaldo en el terreno de juego. En el mejor de los casos, esta liga alcanzaría la cota máxima de los 91 puntos, cifra hipotética que requiere que el actual líder catalán adicione los treinta y tres puntos en juego a los 58 puntos que ya posee.

Objetivo matemáticamente posible, pero altamente improbable, consecuencia del rendimiento deportivo ofrecido hasta ahora. El Barça ha liderado el campeonato en quince de las veintisiete jornadas disputadas.

Cuenta a favor en la comparativa con el Real Madrid de que su delantera es más efectiva con un registro goleador de 63 dianas, que son catorce más que su adversario. Por el contrario, ha encajado la friolera de 31 goles, doce más que los blancos y ocho más que el Athletic Club, clasificado en décima posición. 

El actual campeón debe disputar seis partidos fuera de casa frente al Mallorca, Sevilla, Celta, Villarreal, Valladolid y Alavés y cinco partidos en el Camp Nou ante el CD Leganés, Athletic Club, Atlético, Espanyol y Osasuna.

El calendario del Real Madrid, a priori, parece más asequible, con seis partidos en el Estadio Santiago Bernabéu que acogerá las visitas del Éibar, Valencia, Mallorca, Getafe, Alavés y Villarreal. Los cinco desplazamientos se corresponden con las visitas a los estadios de la Real Sociedad, Espanyol, Athletic Club, Granada y Leganés.

El FC Barcelona es más fuerte en su estadio donde solo ha concedido una igualada, precisamente ante su rival directo, en tanto que el Real Madrid ha sumado hasta cuatro empates caseros.

A domicilio, el Barça ha presentado más dudas y ha obtenido peores resultados que su adversario blanco, que presenta la mejor baza en su defensa que solo ha encajado una cifra global de diecinueve goles en el torneo.

A favor del Barça cuenta el “factor Messi”. El astro pudiera marcar diferencias imponiendo su calidad y eficacia goleadora, en contrapartida al delantero merengue Benzema al que hace jornadas se le secó la pólvora.

Si se cumplen los pronósticos, atendiendo a los resultados parciales de los partidos de ida en octavos de final de la Champions League, el Barça se clasificará y el Real Madrid quedará eliminado. En tal caso, una plantilla mermada en efectivos como la blaugrana tendría que alternar en dos competiciones en las fases más exigentes, en tanto que los madridistas podrían concentrarse exclusivamente en el torneo doméstico.

En estos tres meses y con el acecho del coronavirus que puede desvirtuar la competición, según las medidas que las autoridades sanitarias impongan, se dilucidará el campeonato más igualado de los últimos años, pero basado en la mediocridad manifiesta de los equipos punteros.  

Efectivamente, el factor campo puede diluirse si se han de jugar partidos a puerta cerrada. Muchos equipos pueden tener serias desventajas deportivas y quebrantos económicos, según las decisiones que se emprendan. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es