A bote pronto

“La roja” un vendaval

Resurgió una España de Luis Enrique herida y de qué manera. Marcó a una alicaída Alemania media docena de goles sin ver perforada su puerta. Un resultado histórico, ya que los germanos nunca habían sufrido una derrota tan severa.

La explosión futbolística del bando hispano se produjo en el momento más oportuno. Cuando se empezaba a cuestionar a Luis Enrique entendiendo que su etapa de provisionalidad empezaba a tener fecha de caducidad al cumplirse los años del nombramiento, en medio de la etapa de transición que fue reemplazado por su segundo Roberto Moreno, por la triste causa del óbito de su hija.

El empate in extremis ante Suiza, gracias al remedo de Gerard Moreno, obligaba a España a la victoria en su cita sevillana en La Cartuja. La igualada sí valía para los germanos. La Mannschaft aterrizaba a suelo hispalense como líder de grupo y después de dieciocho partidos sin perder, habiendo cedido en esta competición de la Nations League sendos empates ante los helvéticos. Once triunfos, siete empates, en un recopilatorio de veinte partidos consecutivos marcando al menos un gol.

En esa lógica del fútbol tan vulnerada con frecuencia, otorgamos al equipo de Joachim Löw la etiqueta de favorito, no tanto por su trayectoria última contra España que contempla las derrotas en la final de la Eurocopa del 2008 en el Estadio Ernst Happel y en la semifinal del Mundial de Sudáfrica en el 2010.

Las dudas del seleccionador en cuanto a la elección de sus hombres, con diversas probaturas llevadas hasta la extenuación, conducía a una España instalada en un período transitorio demasiado prolongado.

Necesitaba “la roja” un partido como el celebrado en la capital andaluza, donde aunó empeño y calidad a borbotones hasta llegar a un marcador desorbitado. Había muchas dudas sobre la resolución en las dos áreas y el equipo consiguió dejar a cero su portería y endosar media docena de goles al acreditado Manuel Neur.

Las efemérides las carga el diablo. En el anterior partido, Sergio Ramos batía el récord europeo de entorchados internacionales (177) en una noche aciaga personal en la que falló dos penaltis decisivos y que ponía en jaque la suerte de España. En esta oportunidad, era Neuer que superaba, con 96 internacionalidades, los registros del mítico Sepp Maier, encajando una goleada señalada.

España jugó bajo el patrón referenciado del 4-3-3. Por tercer partido consecutivo, bajo palos estuvo el vasco Unai Simon, lo que da a entender un principio de consagración por delante de los futbolistas de La Premier, De Gea y Kepa.

En la defensa jugaron muy bien los laterales Sergi Roberto y Gayà que suplían la posible titularidad de Navas y de Jordi Alba, si el hospitalense vuelve a entrar en el redil de Luis Enrique. El centro de la zaga tiene nombres propios con el veterano Ramos y el ya consolidado Pau Torres.

El medio del campo elegido fue Koke, Rodri y Canales, ninguno titular indiscutible y en pocas quinielas de los aficionados. Pronto Fabián suplió al bético, lesionado. Se complementaron muy bien y tuvieron una gran contribución al éxito colectivo.

En ataque, jugaron por las bandas Ferran y Olmo y de “nueve” Morata. Una sobresaliente actuación individual de los tres que desarbolaron con contumacia el débil armazón defensivo rival.

Cuando a un equipo, en este caso, “la roja” las cosas le vienen tan de cara, es deducible que el rival no ha estado a la altura de su nivel competitivo. Sería el caso de una Alemania, con una actuación lánguida, abúlica y apática, que puede llevarse por delante al discutido seleccionador Low.

La ausencia importante de Kimmich es solo una anécdota, que para nada justifica la debacle. Más daño ocasionaron las ausencias defensivas, en una línea que hizo aguas en todas las franjas. Por el bando español también faltaban los teóricos titulares Navas, Busquets, Thiago y Ansu Fati.

La cruz de este periplo fueron las lesiones de Busquets, Canales y Ramos con el grave perjuicio que acarrea a sus clubes.

Escribíamos que la selección tiene nombres de prestaciones notables. En esta ocasión, subieron el listón y firmaron una actuación sobresaliente con algunos tintes de prodigio. Y, como el esfuerzo y la entrega no se negocia, el resultado fue elocuente. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es

Canal de youtube de Planeta Deporte