A bote pronto

La justicia en el fútbol es una quimera

La evolución vírica, que ha alterado el modus vivendi de la población terráquea, ha sido determinante en las decisiones tomadas por los Organismos sobre la marcha, que ha alterado calendarios y reglamentos en las competiciones.

Se han suspendido torneos deportivos sin adjudicar campeones, lo cual ha perjudicado a aquellos deportistas individuales o Entidades en deportes colectivos que habían cobrado ventaja por méritos propios acumulados hasta la fecha de la clausura anticipada.

Ha sido notorio en el caso del fútbol que es el deporte que mayoritariamente nos ocupa en esta columna diaria de A Bote Pronto. Mientras en otros deportes, los torneos se iban difiriendo en el tiempo para acabar suspendiéndose definitivamente, el fútbol trató de salvaguardar la ingente cantidad de dinero que mueve y dispuso su continuidad en los grandes campeonatos nacionales e internacionales.

A excepción de la liga francesa, entre las grandes, que se dio por finiquitada y se designó campeón al P.S.G, que ostentaba el liderazgo en ese momento. Entre las ligas consideradas menores, no tuvo la misma suerte el Ajax de Amsterdam. La Eredivisie, igualmente suspendida, quedó sin adjudicatario.

En los Países Bajos se declaró que la temporada finalizase en la jornada 26. No se otorga título de campeón y el sistema de ascenso y descenso son eliminados. Se entregan cupos a torneos internacionales a los cinco primeros clasificados.

Después de un parón de casi tres meses, las grandes ligas – Inglaterra, España, Italia y Alemania – reanudaron los campeonatos, pero nada tuvo que ver con la fase regular. Muchos equipos disminuyeron notablemente sus prestaciones y perdieron sus favorables registros. Por ejemplo, el FC Barcelona.

Las once jornadas que faltaban de LaLiga se jugaron sin público, por lo que se perdió la paridad con los enfrentamientos de los mismos equipos en la primera vuelta. Se comprimió el torneo hasta jugar dos partidos semanales cada equipo y se alteró el reglamento permitiendo hasta cinco cambios y convocatorias de hasta veintitrés jugadores inscritos.

La Champions League se paralizó a falta de una jornada para completar los octavos de final. Ya habían obtenido plaza para cuartos Atlético de MadridPSGAtalanta Leipzig.

El reglamento de la UEFA otorgaba a los primeros de grupo de la fase de liguilla la ventaja de jugar los partidos de vuelta en su estadio. Es el caso de FC Barcelona, Juventus de Turín, Manchester City y Bayern de Münich. Pero esa ventaja programada, se ha tornado en un inconveniente deportivo y económico a tener que jugarse a puerta cerrada, lo cual atenta al principio de igualdad.

La UEFA no ha sabido o querido poner algún elemento corrector que protegiera a los equipos campeones de grupo, por lo que juegan en desventaja con sus rivales Nápoles, Real Madrid, Olympique de Lyon y Chelsea, que sí tuvieron el beneficio de la taquilla y el apoyo de sus condicionales en las gradas.

En una fórmula exprés se ha convenido que los cuartos, las semifinales y la final tengan el escenario común de Lisboa, en disputas a partido único. La programada Estambul queda pospuesta para otra edición.

Únicamente ha prevalecido el criterio económico para salvar balances. En cambio, los campeonatos estatales del fútbol femenino se han suspendido.

En la última jornada de la liga en Segunda A se complicaron las cosas y el equipo del Fuenlabrada se desplazó a A Coruña para enfrentarse al Depor con varios futbolistas que habían dado positivo en las pruebas del Covid 19. La suspensión del partido en la fecha acarrea todo un reguero de entidades perjudicadas. La Federación Española propugna una liga elevada a 24 equipos para paliar en lo posible este entuerto.

Uno de los equipos damnificados es el Elche y sus dirigentes y aficionados, indignados y con más razón que un Santo sostienen que: “no puede ser que el infractor sea el principal beneficiado”.

El conjunto madrileño del Fuenlabrada, que vulneró toda la normativa del Covid 19, puede resultar premiado por las componendas de los organismos oficiales. Se presume un escándalo, pues el hijo del presidente de la Liga de Fútbol Profesional – LFP – tiene un cargo ejecutivo en este equipo y el propio presidente de La Liga pidió 130.000 euros por asesorar al Fuenlabrada durante dos años a finales de 2018.

O así piensa nuestra pluma

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es