A bote pronto

La Copa da un respiro al Barça

Pírrica entrada en el Camp Nou por la hora seleccionada de las siete de la tarde, por el mal momento blaugrana y por la escasa entidad del rival, vicecolista de la liga.

Setién se dio un baño de realidad y volvió al costumbrismo.  A ese 4-3-3 consagrado como marca blaugrana. Esta vez, Semedo volvió a ser el lateral largo, Arturo Vidal el hombre de brega y Ansu Fati, burbujeante extremo en su lado natural. Jordi Alba alimentaba la banda izquierda mediante la irrupción y no en la estancia. Regresaba la ortodoxia en una alineación y dibujo que podía haber firmado su antecesor Valverde.  

No se habían cumplido los treinta seguros, cuando llegaron los peores augurios en un balón que Braithwaite conduce en solitario para rematar a la cepa exterior del palo izquierdo de Ter Stegen. Fue un espejismo. No se había cumplido el minuto cuatro y Griezmann sería el encargado de abrir la lata, como es costumbre del francés. Messi profundiza al espacio de Semedo que centra y el ayer delantero centro controla con la izquierda y remata con sutileza con la derecha.

El Barça se acomodó y el flujo de su juego tuvo más verticalidad. El equipo mantuvo la posesión del esférico, presionando más y mejor la recuperación de aquellos balones extraviados en jugadas atacantes de riesgo.

Hubo un gol anulado por la confirmación muy demorada del VAR por un fuera de juego milimétrico de Alba. Pero antes de la media hora, a la tercera asistencia de Messi a Lenglet se produjo el testarazo inapelable del defensa a la salida de un córner, en una jugada ensayada y, por ello, doblemente celebrada.

En la segunda mitad, con un Leganés entregado, el Barça trató de cubrirse las espaldas y dominó el tempus del partido con comodidad. Llegaron los goles de Messi por partida doble y de Arthur Melo. El primero del argentino tras porfiar por un balón y beneficiarse de un desvío postrero de Tarín. El cuarto fue obra del brasileño al finiquitar la jugada al tercer intento. Primero Cuéllar saca una mano para desviar el remate de Fati, luego es Awaziem quien hace de baluarte al remate de Messi.

No hay quinto malo y se cumplió el adagio en un balón que filtró Rakitic a la carrera de Messi que finta al guardameta para rematar de primera con potencia para salvar el obstáculo del defensa bajo palos. Fue la guinda a la victoria oficial número 500 de Messi con el Barça.  

Setién gestionó los minutos de Vidal, Alba y Griezmann, dando oportunidad al asistente Rakitic, al goleador Arthur y al irrelevante Junior, que no despejó dudas en la media hora que dispuso. 

Una manita que relaja el difícil momento blaugrana. El rival fue propicio y no se descontaron las lagunas defensivas que se apreciaron con los inquietos Braithwaite y Ruibal en las zonas de tres cuartos. El equipo fue a más en el transcurrir de los minutos. No así Fati, que comenzó chispeante y con desborde para acabar diluido. 

Tampoco fue el día de De Jong, que ha entrado en una crisis de identidad. De común trascendente, su juego actual es amorfo, perjudicado por la mutante ubicación dispuesta por los técnicos. Desde luego, muy por debajo de su enorme potencial.

Al veterano técnico mejicano Javier Aguirre, que recogió al equipo en marcha, le queda un trabajo ímprobo para conseguir la permanencia del “Lega” en la División de Oro de nuestro fútbol, Para el equipo pepinero, la Copa del Rey era más obstáculo que bendición.

No así a Quique Setién, también llegado con la temporada en curso, que la goleada copera le proporciona un respiro, de cara al partido del próximo domingo en la jornada vigésimo segunda de LaLiga con la visita de los granotas del Levante. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper

www. planetaDeporte.es

 

FC Barcelona 5 CD Leganés 0, protagonistas y goles

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba (Junior, min.63); Busquets, De Jong, Vidal (Rakitic, min.60); Griezmann (Arthur, min.72), Ansu Fati y Messi.

CD Leganés: Cuéllar; Rosales, Tarín, Siovas, Awaziem, Silva (Kevin Rodrigues, min.57); Óscar Rodríguez, Roque Mesa (Eraso, min.57), Rubén Pérez, Ruibal; y Braithwaite (Plomer, min.71).

Goles: 1-0, min.4: Griezmann. 2-0, min.27: Lenglet. 3-0, min.59: Messi. 4-0, min.77: Arthur. 5-0, min.89: Messi.

Árbitro: Guillermo Cuadra Fernández, del comité balear. Amonestó a Rubén Pérez (min.24), al técnico Javier Aguirre (min.63), a Awaziem (min.72) y a Rodri Tarín, por parte del Leganés.

Incidencias: partido de los octavos de final de la Copa del Rey de fútbol disputado en el Camp Nou ante 43.216 espectadores.