A bote pronto

El futuro de García Pimienta y del Barça B

El incomprensible cese de Ernesto Valverde fue cubierto por Setién, al tenerse que destacar por diferentes causas tres nombres preferentes: Xavi Hernández, Ronald Koeman y Mauricio Pochettino. Aún había un quinto nombre que competía con Setién y no era otro que Francisco García Pimienta, entrenador del filial Barça B.

La clasificación actual del Barça B le permitirá acceder a la promoción de ascenso de categoría en una concentración de partidos bajo la fórmula de eliminatorias, consecuencia de la invasión vírica. Es objetivo del FC Barcelona procurar el ascenso a la categoría de plata del fútbol español a su equipo filial por dos razones fundamentales que tienen que ver con la deportiva y la económica.

En la Segunda División A, el club percibiría diez millones de euros por los derechos de televisión. En cuanto a la circunstancia deportiva el jugar en una escala superior posibilita una mayor formación y experiencia de sus futbolistas, con el objetivo de que los mejores sean aptos para dar el salto a la primera plantilla.

La nueva normativa permite a los clubes hacer convocatorias de hasta 23 jugadores, con la posibilidad de efectuar hasta cinco cambios. Esta última semana con el desplazamiento a Valladolid, el técnico cántabro sorprendió a todos al facilitar una lista menguada de solo dieciocho miembros, tres de los cuales eran cancerberos.

La razón es que el Club , a instancias de García Pimienta, ha valorado más que los futbolistas con contrato en el filial jugasen un encuentro amistoso frente al Europa, club barcelonés de la vila de Gràcia, de preparación para el primer partido de la reanudación de la Segunda B, precisamente contra el Valladolid B. 

Este precedente abre dudas acerca del concurso para las dos últimas jornadas de liga y para la Champions League, al menos en octavos de final, de futbolistas como Cuenca, Morer, Monchu, Collado, Araujo o Ansu Fati, habituales en las últimas convocatorias del primer equipo.

García Pimienta ha renovado su contrato por un año más y otro opcional. Y aparece en la sombra de Setién, cuya propuesta futbolística se ha visto eclipsada. Hay una decepción generalizada en la masa social que esperaba un técnico más atrevido, que plasmara en hechos su discurso ambicioso.

Mientras el papel de García Pimienta, coloquialmente “Pimi”, sube enteros el de Setién está al albur de los resultados y da la impresión que solo la obtención improbable de un título de los dos en juego (el tercero lo perdió en la eliminatoria copera ante el Athletic Club) podría frenar la rescisión contractual.

Muchos miran el espejo de Pep Guardiola y Luis Enrique que triunfaron desde la procedencia modesta del filial. En favor de García Pimienta, hay que señalar que éste si tiene acreditada su pertenencia a la escuela cruyffista.

García Pimienta estuvo como futbolista de La Masia a las órdenes de Johan Cruyff, era la época de la “Quinta del Mini”, también conocida como la del “calvo”, en alusión al rapado Iván de la Peña. Llegó a debutar en el primer equipo, pero no cuajó su carrera como futbolista. En el banquillo ha estado vinculado a las categorías inferiores del Barça, donde ha mostrado sus conocimientos y su vasta preparación en la linea del ADN barcelonista.

Con García Pimienta, (Barcelona 3 de agosto 1974) la fidelidad al modelo quedaría garantizada. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Barça universal, grupo de facebook

www.planetaDeporte.es