A bote pronto

Fútbol de importación alemana

El fútbol tuvo acto de aparición este fin de semana gracias a la irrupción de la Bundesliga que volvió a la actividad competitiva y seguirá siendo referencia única mundial en las próximas fechas. Una inyección publicitaria de primera magnitud para posicionar la liga federal en el escaparate mediático.

A través de esta versión post virus, hemos podido compulsar las variantes del espectáculo que afectan a su esencia y a su puesta en escena.

Un fútbol sin salutaciones físicas, cuyo contacto corporal se limita al que provoca el desarrollo del juego y con las gradas vacías. Distancia social en los banquillos, protección de máscaras que alcanza a todos los auxiliares, excepto el primer entrenador que queda más circunscrito a su área técnica para preservar los protocolos de salud.

El ruido lo produce el contacto del borceguí con el cuero y la intensidad de los decibelios nos da fe de la fuerza del impacto. Se produce una asincronía de voces de los protagonistas sobre el rectángulo que tienen que ver con el aliento o el lamento del desenvolvimiento de la acción del juego, según los intereses contrapuestos de unos y otros. 

No hay piña de futbolistas para festejar el gol y todos actúan bajo la afectación y la timidez computable a la “nueva normalidad” que nos concierne. Los sentimientos quedan reprimidos y son más interiorizados.

Esta reanudación del fútbol, con una exigua preparación para la puesta a punto, ya ha reportado las primeras lesiones musculares. Fueron tres en el partido inaugural que enfrentaba al Borussia Dortmund y al Schalke 04. Una de ellas, la del central francés cedido por el Barça, Jean-Clair Todibo, que no pudo aguantar la propuesta de Erling Haaland y se quedó roto a media carrera ante la exuberancia del joven inglés, todavía no veinteañero (21-07-2000, Leeds, ciudad norteña inglesa en el condado de Yorkshire).

Hoy lunes se cierra la jornada con la disputa del partido Wender Bremen y el Bayer Leverkusen. En los ocho encuentros disputados se han contabilizado siete éxitos visitantes, con cuatro victorias y tres empates. Solo el vice líder Borussia de Dortmund ganó y goleó (4-0) en su estadio del Signal Iduna Park.

Un dato preocupante que ya apuntamos en el  A Bote Pronto de ayer que demuestra la menor incidencia del factor campo, con las consecuencias que se coligen, que dan argumentos a quienes consideramos que los campeonatos han quedado trastocados. De tal forma, que dejarán beneficiados y damnificados en el camino. 

Las variables sustantivas que se produzcan con respecto a la clasificación anterior, serán analizadas bajo esa espada de Damocles, que servirá a los damnificados a lamentar el infortunio, en tanto que a los beneficiados les costará sustraerse de ese hado causal que les habrá servido para cambiar su suerte. 

La primera experiencia del regreso del fútbol a través de la Bundesliga ha salido razonablemente bien, con todas las precauciones sanitarias observadas que han alterado la habitualidad. 

Millones de aficionados vieron el partido, pero las gradas estaban vacías. Es la “nueva normalidad” que la ciencia médica, a modo de vacuna, debe subsanar en el futuro. O así piensa nuestra pluma.

Twitter: @albertgilper 

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es