A bote pronto

Un flojo Atlético se despide de la Champions

Después de la agónica clasificación del P.S.G., le tocó el turno de octavos al Atlético que se enfrentaba al RB Leipzig con la vitola de favoritos, más por los datos historiados que por la realidad vigente. Ambos equipos se clasificaron en tercera posición de sus respectivos campeonatos, ligas que apuntan una favorable evolución en la germana y un decrecimiento de la hispana.

Afortunadamente el partido se pudo jugar en la nueva normalidad y los dos positivos de los jugadores atléticos Correa y Vrsaljko, que se quedaron en Madrid, no tuvieron incremento.

“El Cholo” Simeone fue fiel a su línea especulativa y montó un equipo con vocación defensiva, dejando la iniciativa del juego a los atletas alemanes. Consiguió llegar al descanso sin que se moviera el marcador, pese a un gran déficit en posesión de balón.

Pronto, tras la reanudación, a una gran jugada colectiva alemana puso colofón la testa del catalán de La Masia, Dani Olmo, incorporado en el mercado de invierno de la liga croata, para abrir la lata.

Joao Félix, el fichaje más caro de la historia rojiblanca, salió desde el banquillo para complicarles la vida a los germanos. Y dio avisos de su peligrosidad, ya antes de que se procurara un penalti que transformó él mismo.

El empate provisional no correspondía a los méritos desplegados y una extraordinaria jugada llevó el balón a las redes Oblak, aprovechándose, eso sí, de un rebote afortunado en la pierna del uruguayo Giménez.

Apenas quedaba tiempo y se consumó la derrota atlética para conformar una temporada que no ha cubierto las expectativas creadas. Acabar la liga como tercero a diecisiete puntos del campeón, ser eliminados en la Copa del Rey por la Cultural Leonesa, equipo de Segunda B, le otorga una puntuación media de aprobado raspado.

Su mayor proeza fue la victoria en Liverpool, conseguida en la prórroga de forma heroica, en una eliminatoria en la que globalmente fue inferior a los ingleses.

El Atlético pecó de tacañería y su penitencia es la justa eliminación que abre un período de reflexión acerca de la proyección del entrenador Simeone, a los que muchos aficionados le aplican el principio de Peter.

Este viernes, nuevo duelo entre LaLiga y la Bundesliga en la cumbre con dos pentacampeones de Europa. El Barça jugará concienciado de las experiencias negativas de noches fatídicas en los postreros años en París, Turín, Roma y Liverpool.

Quique Setién tratará de armar un equipo compacto y férreo, que, probablemente, comporte el sacrificio del tercer delantero, el francés Griezmann, en beneficio de una media poblada con Sergi Roberto, Busquets, Arturo Vidal y De Jong. El dibujo de un 4-4-2 que tratará de compensar la superioridad física teutona, arropando más a los futbolistas en torno al balón y dejar la suerte del resultado al servicio del talento. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es