A bote pronto

FC Barcelona, Juventus, ManCity y Bayern damnificados, pero favoritos

Un principio de injusta desigualdad da más opciones de clasificación para los cuartos de final de la Champions League a los equipos ventajistas de Real Madrid, Olympique de Lyon, Nápoles y Chelsea.

El billete para la Final Eigth de Lisboa lo obtuvieron en igualdad de oportunidades los equipos de Atlético de Madrid, P.S.G., Atalanta y Leipzig que habían cerrado las eliminatorias una semana antes de la generalización de la pandemia del Covid 19 que obligó a restricciones drásticas.

En cambio, quedaron sin jugarse los partidos de vuelta FC Barcelona – Nápoles (1-1 en el estadio San Paolo, Bayern de Münich – Chelsea (0-3 en Stamford Bridge), Manchester City – Real Madrid (1-2 en el estadio Santiago Bernabéu) y Juventus de Turín – Olympique de Lyon (1- 0 en el Parc Olympique de Lyonnais).

Las posibilidades del equipo británico quedan más mermadas pues parte de un marcador adverso de 0-3 que consiguieron los alemanes en Londres, que les deja prácticamente fuera de la lucha.

Escribíamos en la edición de ayer de A Bote Pronto,  “El reglamento de la UEFA otorgaba a los primeros de grupo de la fase de liguilla la ventaja de jugar los partidos de vuelta en su estadio. Es el caso de FC Barcelona, Juventus de Turín, Manchester City y Bayern de Münich. Pero esa ventaja programada, se ha tornado en un inconveniente deportivo y económico a tener que jugarse a puerta cerrada, lo cual atenta al principio de igualdad.

La UEFA no ha sabido o querido poner algún elemento corrector que protegiera a los equipos campeones de grupo, por lo que juegan en desventaja con sus rivales Nápoles, Real Madrid, Olympique de Lyon y Chelsea, que sí tuvieron el beneficio de la taquilla y el apoyo de sus condicionales en las gradas”.

El Real Madrid visita Manchester con el recuerdo del año 2013 que logró la clasificación también para cuartos frente al United ganando por un gol a dos, con una actuación muy favorable a sus intereses del árbitro turco Cüneyt Çakir, de infausto recuerdo.

A Pep Guardiola que ya vivió en sus propias carnes, entrenando al Bayern, una remontada blanca, no se le escapa la peligrosidad del Real Madrid, aunque parte con la ventaja obtenida en Chamartín. Por si acaso, anda “el noi de Santpedor” con piel de cordero y se deshace en elogios a su homólogo merengue: “Me alegro mucho de que le vayan bien las cosas”.

El FC Barcelona deberá hacer buena la igualada en Nápoles. De Laurentiis, presidente del Nápoles, se cura en salud y critica que el choque contra el Barça se dispute finalmente en el Camp Nou. Quiere ganar fuera del terreno de juego y no le parece suficiente ventaja de que su equipo, que solo fue segundo de grupo, jugase en la ida arropado por su público.

La Juventus de Torino deberá revertir el marcador contrario en el desangelado Allianz Stadium. El uno a cero es un resultado peligroso, ya que un eventual primer gol francés requerirían de tres tantos italianos para el remonte. La estadística confirma esta impresión, pues ha servido a más de la mitad de equipos para pasar ronda.

En Lisboa, si no hay sorpresas la Final Eight la jugarán estos equipos: Atlético de Madrid, P.S.G., Atalanta, Leipzig, FC Barcelona, Juventus de Turín, Manchester City y Bayern de Münich. Esto es, doble representación de LaLiga, la Bundesliga y la Serie A, además de La Premier y la Ligue 1.

O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es