A bote pronto

España – Alemania, un clásico del fútbol europeo

Hoy aguarda a España el partido decisivo ante Alemania que dirime el líder del grupo cuarto, al que se expedirá el billete para la Final Four.

Los dos penaltis errados por Sergio Ramos y que rompió las estadísticas tras un acierto continuado en veinticinco lanzamientos consecutivos anteriores, han originado un reguero de críticas, algunas de lamento, otras de reproche y hasta de sospecha.

Quizá la sospecha no sea otra sensación de la que se colige la fatalidad de que este cúmulo de errores se hayan producido con la camiseta de España, por lo que el perjuicio es mucho mayor al afectar a los sentimientos de un colectivo mucho más grande que la de un club individual.

Es evidente de que la displicencia con que se dispuso a ejecutar la segunda pena máxima, yendo muy sobrado, con el resultante que pareció una asistencia al cancerbero, invita a la crítica más despiadada para aquellos aficionados para los que representa un rival deportivo. Son aquellos que le recuerdan algunos de sus dislates más recurrentes, como la Copa del Rey que se le cayó en el autocar de celebración o su mostrado nivel de inglés, entre otros muchos deslices.

Llama la atención la escasez de críticas que ha originado la actuación de Ramos en los medios. Algunos tratan de “compensar” los penaltis errados con un gol que salvó previamente sobre la línea de gol. En ese caso, también habría que atribuirle culpa directa en el gol suizo donde perdió el marcaje. No nos imaginamos la misma piedad, por ejemplo, con Gerard Piqué que fue pasto de injustificados infundios y que fueron más allá de sus prestaciones deportivas.

En una campaña del Gobierno de España sobre la propagación del Covid 19, fue invitado a participar y rechazó el ofrecimiento. Quizá imbuido en su ideario político, muy alejado de los mandatarios actuales.

Estaba confirmado que el capitán Ramos estaría en la rueda de prensa de ayer. Sin embargo, eludió su compromiso y tuvo que ser reemplazado por el secundario Rodri. Quizá también estuviera alertado por la propia Federación para evitar preguntas enojosas acerca de su última actuación.

No sabemos aún la alineación que ha decidido Luis Enrique para el compromiso mayor en La Cartuja sevillana. Sospechamos variará muy mucho de la presentada en el St.Jacob-Park de Basilea y que recordemos estaba formada por: Unai Simón; Sergi Roberto, Sergio Ramos, Pau Torres, Reguilón; Busquets (Koke, m. 72), Mikel Merino (Gerard Moreno, m. 80), Fabián (Morata, m. 56); Ferran Torres, Dani Olmo. (Canales, m. 72) y Oyarzabal (Traoré, m. 73).

Esta competición de la Liga de Naciones está teniendo muchos detractores como era de esperar. No es comprensible que con las dificultades extremas con que se disputan los partidos, generalmente sin público autorizado en las gradas, y las situaciones de riesgo que obligan a aplazar encuentros por el impacto del coronavirus, esta nueva competición aún no arraigada, tenga cabida.  Pero son los intereses miserables del dinero, Don Dinero, como bien se refería la obra literaria quevediana.

En la liga española ya se vislumbra el partido cumbre de la décima jornada que enfrentará en el flamante estadio Wanda Metropolitano, al Atlético y al FC Barcelona, dos aspirantes al título con dos bajas notables que dañan nuestra competición doméstica.

De momento, ya es seguro que, en esa confrontación, estarán ausentes Sergio Busquets y Luis Suárez. Son los estragos del virus FIFA. El catalán por una lesión en su rodilla izquierda producida en Suiza y el uruguayo también por los efectos del virus epidemiológico descubierto en Uruguay. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es

Canal de youtube de Planeta Deporte