A bote pronto

Deflación en el fútbol

La jornada de ayer lunes transcurrió bajo los parámetros previstos, con unas estadísticas preocupantes y desgarradoras que numeran enfermos y fallecidos. Cifras que producen la parálisis de las funerarias y que ha llevado al gobierno regional de la Comunidad Autónoma de Madrid a habilitar el Palacio de hielo de la Villa y Corte para convertirse en una improvisada morgue que alberga féretros en espera de darles sepultura.

Ante esta pandemia global y con España como referencia principal en Europa junto a Italia y también Francia, con los transalpinos por delante y los galos por detrás, la población española queda recluida en sus lares y con el horizonte del 11 abril como fecha de liberación, si se cumplieran los pronósticos optimistas, que muchos científicos ponen en duda.

La prensa mantiene sus diarios de papel y digital, así como la radio y la televisión emiten los programas deportivos. La actualidad que ha copado los espacios se ha concitado a los JJ.OO. de Tokio 2020 y su más que probable aplazamiento y toma fuerza el verano del 2022 como época más factible, tal como vaticinamos en nuestro último A Bote Pronto

Esta crisis deportiva que se avecina tendrá énfasis mayor en el fútbol, que sufre una desmesurada inflación. Los nuevos ingresos atípicos, de derechos televisivos y de patrocinadores han beneficiado más a los futbolistas que propiciado unas estructuras contables más sólidas. No se ha gestionado bien.

En septiembre del año 2013, coincidiendo con el inicio del nuevo 2013-14, el Real Madrid de Florentino Pérez fichó al galés Gareth Bale rompiendo por primera en la historia de los clubes la barrera psicológica de los cien millones de euros. Si nos referimos en pesetas, el año 1995 también el Real Madrid tenía el dudoso honor de haber superado registros al pagar diez mil millones de pesetas por la carta de libertad de Luis Figo.

Por encima del centenar de millones se apuntó también el Barça con los fichajes de Dembélé, Coutinho y Griezmann. Las cifras de traspasos llegaron a la impúdica cifra de ciento cincuenta millones de euros, atendiendo el desglose de importes fijos y variables. El Covid 19 sacudirá todas estas cifras a la baja de forma notoria.

Los patrocinadores, grandes multinacionales en el caso de los clubes de élite, y los operadores de televisión moderarán las cuotas satisfechas a los Clubes, por lo que sus capacidades de compra se rebajarán aceleradamente.

En este nuevo escenario, el trueque de futbolistas entre clubes puede ser una práctica común en el próximo mercado de fichajes, debido a la falta de liquidez de los clubes. Muchos de ellos presentarán déficits en el Balance del curso. 

En el FC Barcelona no es descabellado pensar que se pueden fichar conjuntamente a Neymar del P.S.G. (150 millones) y a Latauro del Inter (110 millones), mediante la fórmula del canje, al menos parcial. 

Jugadores como Semedo, Umtiti, Rakitic, Arturo Vidal, Philippe Coutinho e, incluso, Antoine Griezmann y Arthur Melo pueden ser monedas de cambio. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook:  Barça universal

www.planetaDeporte.es