A bote pronto

El Barça, Xavi y la Supercopa de invitados

La jornada dominical empezó bajo la incertidumbre del futuro del banquillo blaugrana y solo se resolvió en un 50% al rechazar Xavi el puesto en la inmediatez. Ha trascendido a la opinión pública todos los movimientos del FC Barcelona, que incluyen viaje y estancia de Eric Abidal y Ramon Planes en Doha, domicilio laboral de Xavi Hernández para procurar su regreso en calidad de primer técnico.

Hoy lunes está previsto que Valverde dirija el entrenamiento del equipo que, de llevarse a cabo, puede ser el último servicio.  La directiva no ha mantenido las formas y ha faltado al respeto de un profesional honrado como Ernesto Valverde, al actuar a sus espaldas.

No debemos especular sobre humillaciones, porque, por desgracia, estas situaciones son comunes en el fútbol y más en el español que mueve cantidad ingente de dinero e intereses. Pero si podemos referirnos a desautorizaciones. Ante la plantilla queda Valverde muy tocado y su continuidad ya no parece razonable.

Lo preferible es que se llegara a un acuerdo económico y hubiera un cese pactado, a satisfacción de las partes. Para que esta situación se haya producido ha sido necesario que Bartomeu renovara al “txingurri” atendiendo las peticiones de los futbolistas con voz preferente en el vestuario y desoyendo a compañeros de Junta que abogaban por un cambio de proyecto.

Los pesos pesados de la actual plantilla han ganado deportivamente mucho y están menguando su rendimiento, consecuencia inexorable del calendario vital. La media de edad del equipo titular de Valverde es de las más altas de la liga española, con siete futbolistas que superan los treinta años y dos que los rozan.

Hace falta savia nueva que esté en disposición de agitar la plantilla y un entrenador con las manos libres y la mente clara para proceder a una renovación sin traumas. Bajo este concepto, la vuelta a casa de Xavi Hernández ofrecía severas contraindicaciones. No hay que olvidar que en la plantilla figuran varios futbolistas que fueron compañeros de vestuario con el de Terrassa como Piqué, Messi, Busquets, Alba, …

La ilusión de Xavi, nunca ocultada, de acceder al banquillo blaugrana ha pospuesto su decisión de rechazar el cargo. Parecido le ocurrió a Carles Puyol cuando le ofrecieron la secretaría técnica del Club. Entendemos que ambos ex futbolistas, referentes del barcelonismo, han acertado en medir los tiempos.

Hace falta un entrenador de transición, un técnico con carácter y experiencia para cubrir esta etapa de interinidad de cinco meses. En su momento, Luis Aragonés y Radomir Antic cubrieron esa función con sumo éxito.

Hay que revisar la lista de ilustres parados y si no se advierte ningún nombre siempre nos queda el recurso eterno del septuagenario Carles Rexach para que predique el “seny” y con el concurso de García Pimienta, entrenador del filial Barça B para que asuma el trabajo diario de campo.

La Supercopa de invitados

La Supercopa de España ha sido la espoleta que ha traído este embrollo a la actividad culé, además de la grave lesión de Luis Suárez que le tendrá cuatro meses en el dique seco.

La final la jugaron los equipos invitados al quedar eliminados los campeones. Los jugadores de Real Madrid y Atlético protagonizaron un aburrido partido con prórroga y con un cero a cero que denota esa igualdad a nada.

Pudo ganar el Atlético que tuvo el gol más cerca, pero lo hizo el Real Madrid en una suerte de los penaltis que volvió a serle favorable. Antes, una criminal entrada de Valverde que le costó la expulsión, evitó un posible gol de Morata, solo en la vertical del marco de Courtois. Acción de juego que su propio entrenador Zidane calificó de “grosera”. La sanción debería superar los tres partidos y, en reglamentaria consecuencia, cumplirla en los venideros partidos de LaLiga.

Al joven uruguayo aún le concedieron la distinción del MVP, sin que le restara su punible y peligrosa acción que pudo acarrear una grave lesión. No se cultivan así los valores del deporte.

Es paradójico que un trofeo menor haya motivado la agitación de las aguas blaugranas. Quizá un maremoto ya pronosticado. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper

www. planetaDeporte.es