A bote pronto

El Barça vuelve a pinchar

La importancia de marcar se puso de manifiesto en el último desplazamiento del Barça al estadio Sánchez Pizjuán, donde el equipo no pasó del empate sin goles, que derivó en la pérdida del liderato que pasó a un protegido Real Madrid.

No fue el caso en el estadio vigués de Balaídos, pues el FC Barcelona se adelantó en el marcador y superó una igualada con un segundo gol que parecía definitivo. Craso error.  

Impedidos por lesión, Sergi Roberto, De Jong y Dembélé y Busquets por sanción, el entrenador Setién convocó a los quince jugadores disponibles con fichas de la primera plantilla y ocho canteranos del Barça B.  

El entrenador cántabro parece que quiso hacer caso de los cantos de sirena de algunos periodistas que se dedican doctrinalmente a formar alineaciones. También puede ser que tuviera alguna observación desde la jefatura de mando. 

El caso es que en un partido decisivo concedió la titularidad a Riqui Puig por primera vez en el curso, al tiempo que mantuvo a Ansu Fati. Hay ciertas evidencias de que el técnico ha extraviado la brújula y que sus conceptos futbolísticos son volubles.

La promesa de un estilo de juego, asociado a la posesión de balón ha ido evolucionando a una simplificación que desnuda el modelo. En la defensa manda Piqué (33 años), en la media Busquets (32 años) y en la delantera Messi (33 años).

En Vigo vimos con cierta alarma como el balón se rifaba en lanzamientos largos de Ter Stegen, cuando los jugadores las prefieren al pie. Toda la inspiración y alternativas de juego a partir de la línea de tres cuartos pasan por los borceguíes del astro rosarino.

En Sevilla, a las acaballas, Suárez falló una asistencia de gol de Alba que pudieron valer dos puntos. En Vigo, el charrúa marcó dos goles y solo sirvió para sumar un punto. Quizá ello explique el enfado no ocultado del jugador cuando a falta de pocos minutos fue sustituido.

Con el cero a cero, Piqué remató al travesaño un córner botado por Messi, pero también Ter Stegen desvió un balón que topó con el palo.

El gol 700 se le resiste a Messi y en estos dos últimos desplazamientos los disparos de rosca del pibe no encontraron por poco los tres palos. Sin embargo, sí acumula asistencias. La del primer gol fue prodigiosa rompiendo todo el estudiado entramado defensivo gallego para defender un golpe franco. En lugar de un tiro, dibujó un pase profundo a la testa del desmarcado Suárez.

Empataron los locales, premio a la insistencia y a un error conceptual de Rakitic en un pase horizontal, con Umtiti poco atento en la rectificación.

La persistencia de Semedo en la recuperación y de Messi en la construcción llevaron un balón a Luis Suárez que defiende la posición ante el mejicano Araújo, se gira y puntea el balón con dirección a la red, ajustada a la cepa del poste. Era el minuto 67 y se abría el camino al anhelado triunfo. Era el gol 193 del uruguayo que se queda a un gol de igualar los registros de Kubala.

Pero no. Este Barça es poco fiable y el Celta, renovado minutos antes por tres cambios simultáneos ordenados por Òscar García, tomó el balón en propiedad. Llegó una gran ocasión de Nolito desbaratada por un Ter Stegen muy ágil de piernas, antes del gol definitivo.

La igualada se consumó en el minuto 88. El colegiado Cuadra Fernández, madrileño afincado al colegio balear, atribuyó al borde del área una falta de Piqué a Rafinha, valorando más la heterodoxa entrada del defensa que el vuelo del delantero que no recibió ningún impacto. A la barrera mal colocada y con el primer peón Griezmann que se movió, la salvó Iago Aspas con un disparo inapelable.

Aún pudo ser peor el resultado, si no es por el acierto del cancerbero barcelonista en un balón que para en la misma línea de gol.

El Barça se deja dos puntos, después de avanzarse por dos veces en el marcador, lo cual es una situación inusual en un equipo grande que se juega unos puntos decisivos. Quedan dos días para hablar en pasado y las tertulias no dejarán nada bien a Quique Setién, pero el próximo martes ya viene otro partido con la visita del Atlético en el Camp Nou y se abrirá otro melón. O así piensa nuestra pluma.

Twitter: @albertgilper

Facebook: Barça Universal

www.planetaDeporte.es

 

 

Celta de Vigo 2 FC Barcelona 2, protagonistas y goles

Celta: Rubén Blanco; Araujo (Murillo, m.73), Jorge Sáenz, Aidoo; Bermejo, Brais Méndez (Rafinha, m.60), Okay Yokuslu (Bradaric, m.60), Denis Suárez, Jacobo González (Santi Mina, m.81); Aspas y Smolov (Nolito, m.60)

Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Umtiti, Jordi Alba (Junior Firpo, m.81); Rakitic, Arturo Vidal, Riqui Puig (Arthur, m.86); Ansu Fati (Braithwaite, m.69), Messi y Luis Suárez (Griezmann, m.81).

Goles: 0-1, m.20: Luis Suárez; 1-1, m.50: Smolov; 1-2, m.67: Luis Suárez; 2-2, m.88: Iago Aspas

Árbitro: Guillermo Cuadra Fernández, del Comité de las Islas Baleares. Mostró tarjeta amarilla a Brais Méndez (m.34) y Néstor Araujo (m.61), del Celta y a Jordi Alba (m.12), Umtiti (m.53) y Braithwaite (m.82), del Barcelona.

Incidencias: encuentro correspondiente a la trigésima segunda jornada de LaLiga Santander disputado a puerta cerrada en el estadio de Balaídos de Vigo.