A bote pronto

El Barça va a perder a Marc Cucurella

En los últimos tiempos, la Junta Directiva del FC Barcelona se sirve más de La Masia como fuente alternativa de ingresos que como abastecimiento deportivo de futbolistas al primer equipo. Ello no es una opinión, sino la constatación de unos datos irrefutables.

En esta nueva realidad, que rompe las bases que crearon los entrenadores Cruyff, Rijkaard, Guardiola, Vilanova y Roura, tiene mucho que ver la política errática de la dirección deportiva. Josep Maria Bartomeu lleva nombrados a cuatro directores deportivos, cesando a los tres primeros, Andoni Zubizarreta, Robert Fernández, Pep Segura, hasta llegar a Éric Abidal que dispone como secretario técnico adjunto a Ramon Planes.

En este caótico escenario de provisionalidad, se fichó de técnico del primer equipo a Ernesto Valverde, que siempre tuvo esa sensación que le condujo a una inestabilidad laboral. Las dos ligas ganadas y el liderato con que se cerró la primera vuelta en la tercera, no fue suficiente bagaje y reclamo para compensar los fiascos europeos en las plazas de Roma y Liverpool.

En estas circunstancias de premuras, Valverde optó por asegurar el presente inmediato, desatendiendo el futuro que representa la inclusión de jóvenes valores en la dinámica del primer equipo. Un futuro que preveía con malhadado acierto que no pasaría por su persona.

Marc Cucurella puede ser un paradigma de este caso de desconfianza en la cantera. El futbolista con 19 años fue traspasado al Éibar al precio de dos millones de euros y con una cláusula de recompra de cuatro millones que fue ejecutada al curso concluso únicamente con criterios mercantiles.

Efectivamente, esta temporada 2019-20 fue cedido al Getafe con opción de compra por el conjunto sureño de Madrid establecido en seis millones de euros. La gran temporada que está llevando a cabo en el equipo azulón es continuación del progreso exponencial ya experimentado con el equipo armero. De momento, el FC Barcelona habrá obtenido un beneficio de cuatro millones de euros, resultado de la venta por dos, recompra por cuatro y nueva venta por seis. 

Ernesto Valverde no confió en este lateral izquierdo y priorizó a Juan Miranda, un sevillano de Olivares, aún más joven que procedía del juvenil, previo paso por la cantera bética y que ahora está cedido por dos temporadas al Schalke 04 y cumple la primera de forma harto discreta. No ha sido el caso de José Luis Mendilibar y José Bordalás que le han otorgado a “Cucú” toda la confianza y han adelantado su posición al medio campo.

Cuenta en la actualidad con 21 años, una cláusula de rescisión de 25 millones de euros y un contrato que se extiende al año 2023. Al jugador, natural de Alella de la comarca del Baix Maresme, se lo rifa media Europa, incluso en LaLiga Santander, pues se han interesado por sus servicios el Atlético de Simeone y el Sevilla de Lopetegui.

La Premier League también le ha echado las redes y andan en la lista de contactos el Tottenham de Jose Mourinho, el Arsenal de Mikel Arteta y el Chelsea de Frank Lampard. De la Bundesliga, controlan los movimientos el Borussia Möncheglandbach y el Bayer de Leverkusen. De la serie A, al Nápoli de Gennaro Gatusso sería muy bienvenido.

El FC Barcelona, tiene por contrato un 40% del beneficio de la operación de venta. Ello quiere decir que lo puede rescatar pagando quince millones de los veinticinco establecidos para el resto.

Lo más probable es que el Getafe alivie su tesorería vendiendo al jugador, pero no parece probable el regreso al Camp Nou, pues implicaría el reconocimiento flagrante de un error.

Traducido en números. No fichar a Cucurella pueden representar un cómputo de ingresos de catorce millones (+2-4+6+10), salvo que haya alguna cláusula oculta que minimice los números; recuperarlo, un coste de once millones. (+4-25+10). 

El Club se inclinará por la opción del desprendimiento, a pesar de que siga buscando un suplente para Jordi Alba, pues el fichaje, en precipitada decisión, de Junior Firpo del Betis a un coste exagerado de 18 millones de euros más 12 millones de variables está fracasando con estropicio. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook:  Barça universal

www.planetaDeporte.es