A bote pronto

El Barça propondrá una revisión de contratos a los profesionales

En pleno pico de las consecuencias voraces del coronavirus, la recesión económica es un hecho que se avizora imparable y que tendrá efectos drásticos en la economía real.

Aún no existe la vacuna terapéutica que controle la enfermedad y los efectos devastadores del mal siguen haciendo mella con bajas humanas y el cierre de todas las actividades laborales y de ocio, salvo, básicamente, las asistenciales médicas y alimentarias.

Es inevitable pensar en el más allá y cerciorarse que habrá un antes y un después del Covid-19. Los compromisos firmados no contemplaban una pandemia de efectos tan dañinos y obliga a una recomposición estructural de la sociedad.

En la esfera deportiva se han paralizado todas las actividades, por lo que han mermado ostensiblemente los ingresos, mientras que en el capítulo de gastos subyacen los costos derivados del mantenimiento de las instalaciones y de los salarios de los trabajadores.

La directiva del FC Barcelona está trabajando a fondo buscando soluciones que salve un balance económico con números rojos importantes. Puede llegarse a incumplir un 15% del presupuesto que alcanzaba el millardo de euros. 

Se han extraviado los ingresos que en su día se llamaron atípicos y que procedían al margen del taquillaje. Las entradas líquidas resultantes del merchandising del Club, con sus FCB Escoles, patrocinios, alquiler de instalaciones, eventos, el museo, etc. quedarán ineludiblemente erosionadas a la baja. Su impacto mayor o menor dependerá de si se pueden o no reanudar las competiciones en el presente curso.

Este déficit contable, sería de difícil asunción y pondría en cuestión el futuro blaugrana como referencia en la élite deportiva. De ahí que el Barça no contemple como opción prioritaria que sea proclamado campeón de liga al ser el líder, sino que quiera completar las jornadas, también en Europa, para procurar parchear los números. 

Una solución plausible pasa por revisar a la baja los contratos profesionales de los deportistas de todas las secciones – fútbol masculino, balonmano, baloncesto, hockey patines, fútbol sala y fútbol femenino -. Pero también de los principales ejecutivos, manteniendo las nóminas más modestas de los empleados del club, cuya masa salarial tiene una incidencia menor en el cómputo global.   

Se descarta, en principio, ejecutar un expediente de regulación de empleo (ERTE), procedimiento temporal por lo que los trabajadores pasan a estar en el paro. No obstante, se correspondería con la realidad, pues los deportistas han adquirido esa condición al haber una causa mayor que impide reanudar las competiciones. También acudir al puesto de trabajo, por lo que están recluidos en su domicilio particular al igual que el resto de los ciudadanos.

Josep Maria Bartomeu mantiene contactos con otros colegas europeos a través de la ECA procurando consensuar posturas. Ha puesto en conocimiento de los capitanes de las secciones profesionales la emergencia económica que afloran los números al cerrarse el grifo de ingresos.

Hay un principio de receptividad a considerar los contratos en función de las excepcionales circunstancias. Una rebaja del 15% de los emolumentos salvarían el balance. Podría ser lineal o progresivo en función del monto individual de las percepciones. Es, qué duda cabe, un esfuerzo importante, para unos deportistas que tienen unos derechos consolidados, pero qué saben que la viabilidad económica del momento exige sacrificios plurales. 

El Barça ha mantenido una reunión telemática de sus miembros directivos y ha facilitado una nota informativa en la que deja las puertas abiertas: «La Junta ha hecho una primera aproximación a diferentes escenarios y a posibles medidas que haya que tomar con el objetivo de minimizar todas las afectaciones económicas».

Bueno es saber que los deportistas no rehúyen la situación actual y están abiertos al diálogo y a la merma de ingresos. Ello les dará autoridad moral para exigir responsabilidades a una directiva que, beneficiándose de una buena gestión en la captación de recursos, ha dilapidado parte de éstos en adquisiciones e indemnizaciones por despidos de escasa comprensión. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook:  Barça universal

www.planetaDeporte.es